Rasputín, el monje negro

El monje negro

Durante casi un siglo Grigori Rasputín fue el consejero espiritual de último zar de Rusia y la zarina, considerado como un ser místico por sus contemporáneos, genero un halo de misterio sobre su persona que ha trascendido los tiempos y lo dejo plasmado en la historia como uno de los hombres más carismáticos de su época.

Para muchos era un loco, un ser demoníaco o un verdadero estratega político que desde su lugar oscuro supo manejar y dominar a la familia real, que tenia sometida psicológicamente,

La Rusia zarista se estaba desmoronando en 1916 y muchos culparon a la influencia de loca del monje Rasputín, sobre los problemas que enfrentan en el reino, en San Petersburgo era un reputado como un mujeriego, un místico, un ser espiritual y uno de los hombres más malvados de la historia, que según los historiadores dominó durante los últimos años de gobierno desastroso del zar.

Rasputín fue un personaje que muchos creen corrompió a tal grado el poder político de Rusia y finalmente condujo a la revolución, sin embargo, la muerte del llamado “monje negro”, fue la que ha mantenido su leyenda viva, en el siglo XXI.

En la noche del 16 de diciembre de 1916, un oscuro grupo de nobles rusos esperaban a Rasputín en el Palacio Moika planeando asesinarlo, después de invitarlo tras un engaño de la princesa Inna la esposa de uno de los conspiradores. Acogió con satisfacción por los siervos que en realidad eran los conspiradores disfrazados, que llevaron al monje a los sótanos del palacio, donde supuestamente lo espera la princesa, y allí le ofrecieron tortas y vino con suficiente cianuro para matar a cinco hombres, por el veneno no tuvo efecto sobre Rasputín, mientras esperaba con impaciencia la princesa a aparecer.

Horrorizados sus asesinos ya que el monje no se vio afectado por el veneno, uno de los conspiradores se animó finalmente a dispararle con una pistola a quemarropa, pero Rasputín no murió.

Rasputín intentó estrangularlo, momento en que conspiradores se precipitaron sobre él y le dispararon tres veces, pero Rasputín aún vivía y seguía luchando, solo cuando sus enemigos tomaron palos de madera y lo golpearon sin cesar, fue cuando pudieron matarlo, por ello la muerte de Rasputín fue la que forjo su leyenda.

Foto: flickr

Te puede interesar

Escribe un comentario