Reiki

Reiki

En Japonés significa “energía universal”. Es la vibración de la “más alta dimensión”, es amor, es luz, armonía y sanación. Consiste en canalizar esta energía universal a través de las manos.

El Reiki nace hace mas o menos un siglo, cuando Usui, budista japonés, tras un retiro espiritual de 21 días en ayunas en el monte Kurama, experimentó una luz  brillante dirigirse hacia él, viendo unos símbolos en esa luz.

Usui, después de esta “iluminación” decidió volver, y se desgarró los pies por andar descalzo. Inmediatamente, puso sus manos sobre la herida y el dolor se calmó casi de inmediato y la herida dejó de sangrar. Había canalizado por medio de sus manos energía, y sanó su herida. Viajó por todo Japón enseñando la meditación y la curación por medio de Reiki. Desde entonces el Reiki se a extendido por todo el mundo.

En Japón existen hospitales exclusivamente de Reiki, a parte de los sanitarios.

Actualmente, se aplica esta técnica de “sanación” en mucho hospitales, sobre todo a pacientes con quimioterapia.

En la actualidad existen 5 sistemas de Reiki, extendidos por todo el mundo: Usui Japonés, Tibetano-Tántrico, Karuna, Egipcio y Komyo.

El Reiki ayuda recobrar el estado natural y perfecto, equilibrando la desarmonía existente, ya sea en plano físico, emocional o espiritual.

Al ser energía universal y ser “inteligente”, ayuda, NO perjudica; la energía viaja hasta el foco desequilibrado y lo armoniza. Sea cual se el problema.

Una sesión de Reiki puede desde alinear los chakras, calmar dolor físico, emocional o simplemente relajar y recargar energías del paciente. Después, se sentirá en un estado de relajación y de descanso.

Con Reiki se puede incluso sanar a distancia, lo que conlleva no solo ayudar a otras personas con distancia de por medio, sino también se puede mandar Reiki al pasado, incluso al futuro. Se manda Reiki y en el momento exacto, el Reiki se “activa”.

 

 

Te puede interesar

Escribe un comentario