Ritual para encontrar y atraer nuestra alma gemela

Nuestra alma gemela es igual a nosotros, tiene los mismos gustos e intereses terrenales y al mismo tiempo los mismos apegos, tendencias, afectos espirituales. Es por esto que debemos orientar nuestra búsqueda hacia nosotros, a lo que nos gusta, afecta y mueve y así estaremos bien encaminados para encontrar y atraer hacia nosotros  lo que  buscamos.

Vamos a prepararnos y esa preparación va ser no solo física sino que va a ser un trabajo continuo que puede llevarnos muchísimo tiempo, no debemos desanimarnos, a lo mejor todavía no es nuestro tiempo, pero debemos tener la absoluta confianza que sucederá tarde o temprano sucederá y cuando esto ocurra va a ser para siempre.

Debemos a partir de este momento, desear el reencuentro, iniciar un ritual que nos llevará hacia su encuentro.

Todos los días antes de dormir, traer a nosotros el deseo de hallar nuestro ser querido, tener presente este deseo diariamente. Cuando estemos en la intimidad de nuestra habitación, debemos sentarnos cómodamente en un asiento o al borde de nuestra cama y visualizar el deseo ferviente de encontrar nuestro igual. Colocar en una mesita una vela blanca y encenderla, colocar una rosa roja y elevar una plegaria por este reencuentro, este ritual lo debemos practicar por siete días, suspendemos por tres días y nuevamente volvemos a practicarlo por un tiempo indefinido.

Abrirnos en la búsqueda de ese amor, no cerrar nuestro corazón a otros, ya que no sabemos en donde lo vamos a encontrar.  Debemos saber que es importante estar alertas a lo que sentimos cuando estamos cerca a personas que nos pueden atraer,  esto puede llegar a ser un enamoramiento y debemos saber de ante mano que esto No es. Nuestra alma gemela nos dará un nivel de vibración alto, por lo que podemos llegar a sentirnos incómodos y hasta inquietos, solo nuestro corazón sabrá la verdad,  debemos estar atentos a él y escuchar lo que nos dice y nos hace sentir, porque esto  será diferente a lo que siempre hemos sentido.

Te puede interesar

Escribe un comentario