Ritual para recobrar energías positivas

¿Has sentido alguna vez que las energías positivas, tus deseos de progreso y prosperidad, te abandonan? De pronto las cosas no están funcionando muy bien, o la gente que nos rodea ejerce presiones o influencias de tal manera que interfieren con nuestras fuerzas.

En esos momentos lo mejor es recuperar el equilibrio y la armonía, para enfrentar de manera racional las relaciones con los demás y las posibles influencias negativas que puedan ejercer. Es necesario practicar también la concentración y visualización de momentos positivos.

Elementos necesarios:
Agua.
Vinagre.
Aceite aromático.
Una vela blanca.
Tres velas rojas.
Tres velas verdes.
Una imagen de San Cipriano.

Procedimiento:
Previamente se debe realizar una limpieza del hogar con una mezcla de agua y vinagre en partes iguales. También se deben conjurar las velas, impregnándolas con aceite aromático desde la base hacia la mecha.

Colocar sobre la mesa la vela blanca de protección junto a la imagen de San Cipriano. A continuación ubicar las tres velas rojas en forma de triángulo en torno a la vela y la imagen, y formar un triángul más grande exteriormente con las tres velas verdes. Encender las velas en este orden: la blanca primero, luego las verdes, por último el triángulo interno. Luego decir la plegaria con las intenciones del ritual.

De pie en el centro de la habitación, realizar unos ejercicios de respiración y visualizarse como un ser lleno de luz, para restaurar el propio equilibrio, convocando las energías positivas.
Mantenerse concentrados el mayor tiempo posible, y dar gracias por la armonía obtenida con palabras personales y una expresión final como “Amen” o “Así sea”, para dar finalizar la proyección de energía.

El ritual se termina apagando las velas con las yemas de los dedos humedecidas, reuniendo los residuos y arrojándolos en un cruce de caminos, y guardando la estampita con otros objetos personales.

Foto: vía Morguefile

Te puede interesar

Escribe un comentario