Rituales para el amor y la fertilidad (I)

 

                                                

Existen muchísimos rituales para obtener, conservar o incrementar el amor de otra persona. Muchos de estos rituales tuvieron nacimiento en Europa y al llegar con los colonizadores a América Latina se fusionaron con rituales de los indígenas que trabajaban a su servicio, perdiéndose con el tiempo el origen del componente europeo y el origen del componente autóctono para aparecer como rituales nuevos y muy efectivos.

Evitar distanciamiento: para que nada ni nadie logre distanciar a una pareja se debe colocar una estampita de San Onofre (del antiguo egipcio “eternamente bueno”, Onofre, después de haber vivido en un monasterio decidió vivir como un ermita en la más absoluta pobreza, en el desierto de Egipto, alimentándose de dátiles y agua. Dice la leyenda que sus vestidos se fueron deshilachando hasta desaparecer y que se cubría con su propio cabello, también que todos los domingos unos ángeles lo transportaban hasta la iglesia para recibir la comunión, también dice la leyenda que al nacer, su padre sospechando que no fuera su hijo pasó al recién nacido por el fuego, prueba de la que salió ileso. Dice la historia que Onofre era hijo de un rey persa o egipcio y que fue enviado a un monasterio en Egipto para consagrar su vida a Dios, iluminado por su Ángel Guardián fue al desierto para vivir como un ermita hasta los 70 años, siendo santificado más tarde) frente a un vaso de vino tinto con una hoja de laurel y se dice la siguiente oración:

“Siempre me quisiste y siempre me querrás

Mi corazón es un cofre

Que guarda San Onofre

Y de donde nunca saldrás”

Puede agregarse al final de la oración el nombre de la persona amada. Dejar que el vino se evapore naturalmente y al llegar a la mitad del vaso se tira el contenido restante en una maceta de la casa.

Hechizo de amor: tomar una cruz de Caravaca y colocarla en el cuello, a continuación extraer el carozo de un aguacate o palta, lavarlo muy bien, secarlo y con un objeto punzo cortante grabar el nombre de la persona amada, quitarse la cruz de Caravaca y guardar el carozo junto a la cruz en una bolsa de seda roja. En poco tiempo el hechizo surtirá efecto y la persona amada se acercará.

Te puede interesar

Escribe un comentario