Rituales protectores, parte II

Existen numerosos escudos o rituales por medio de los cuales puedes protegerte o librarte de ciertos hechizos o malas intenciones que te puedan lanzar personas cercanas a tu entorno o que se encuentren fuera de él, pero que te observen con envidia y malos sentimientos.

Baño protector con clavo de olor molido:

Con este ritual económico y fácil de realizar, crearas un escudo protector que te mantendrá alejado de la envidia y las energías negativas. Este ritual lo puedes realizar el día anterior al que creas que tendrás contacto con estas malas energías.

Usar los siguientes elementos:

Una jarra con agua hirviendo.

Clavo de olor molido.

Una pizca de sal.

Para comenzar con este ritual:

Vierte en un recipiente el agua hirviendo de la jarra y el clavo molido, revolver unos minutos hasta que la mezcla quede uniforme, déjalo reposar toda la noche. Al día siguiente agrega la sal y revuelve hasta que esta se disuelva y vierte esta preparación en tu bañera, para llenarla de agua tibia y darte un baño de inmersión.

Debes mantenerte inmersa en esta preparación durante 7 minutos, luego secarte al aire sin frotarte con ninguna toalla para no retirar la capa protectora. Si lo deseas puedes rezar alguna oración protectora para reforzar el escudo protector.

Limpieza de un negocio, con hierbas aromáticas:

Este ritual puede ser utilizado si deseas limpiar un comercio de malas energías que pueden haber quedado de sus anteriores dueños.

Utilizar los siguientes materiales:

2 cucharadas soperas de romero triturado.

1 recipiente de barro.

3 cucharadas soperas de mirra.

Alcohol puro.

7 rosas secas.

2 cucharadas soperas de violetas secas.

1 vela roja.

2 cucharadas soperas de ruda.

1 Sahumerio de rosas o floral.

Para comenzar con este ritual:

Toma el recipiente de barro, introducir en él la ruda, el romero, la mirra, las rosas secas y las violetas secas.

Rociarlo con el alcohol puro, encender todo para que se queme y a su izquierda encender una vela roja.

Encender el sahumerio con su mano izquierda.

Para terminar con este ritual:

Decir una oración que contenga tus intenciones de purificar este local.

Dejar reposar todo esto con el local cerrado durante toda la noche.

Al otro día ventilar todo el local, abrir sus puertas y ventanas para que ingrese el aire puro y se lleve la energía negativa.

Te puede interesar

Escribe un comentario