Runas de Odín, adivinación y origen

runas

El origen mitológico de las runas hace referencia a los poderes y la materialización de la existencia de Odín, el más poderoso e importante de los dioses nórdicos. Señor de las runas, Odín es la deidad nórdica que con su poder encadena y somete a la naturaleza del mundo físico. Además sus poderes también actúan sobre el mundo inanimado, el mar, el aire, el viento y el alma del hombre.

Odín es capaz de someter todo lo que existe a su voluntad, y gracias a las runas se manifiesta ese poder. Así como algunos creen que conocer el nombre nos da control sobre ello, en el caso de Odín su poder se manifiesta a través de las runas que pueden atar a su voluntad a los diferentes elementos del mundo.

El descubrimiento de las runas en los Eddas

La leyenda cuenta que Odín pasó 9 días sobre el árbol Ygdrassil, cuyas ramas se extienden hasta el cielo y sus raíces se hunden en lo profundo del infierno. Durante esos 9 días se hirió a sí mismo con su lanza. En la interpretación que algunos especialistas le dan a esta leyenda, los 9 días serían una representación de los 9 meses que las personas pasamos dentro del vientre materno.

Es aquí, mientras está colgado, que Odín se encuentra con un personaje misterioso al que solamente se refiere como Bestia, quién le enseña los “nueve cantos eficaces” (galdr). Estos galdr son palabras mágicas, encantamientos que permiten controlar y someter al mundo. De allí que las runas estén derivadas de esos nueve cantos eficaces, y posteriormente de otros que Odín fue aprendiendo con el paso del tiempo y que le permiten controlar a su gusto diferentes elementos del mundo físico.

Te puede interesar

Escribe un comentario