Será que estamos condicionados a repetir nuestra misma conducta?

La teoría filosófica del El eterno retorno nos muestra que esto sin lugar a dudas seria siempre así, que estaríamos condicionados a estar repitiendo hasta nuestra muerte los mismos pensamientos y conductas sin darnos la oportunidad de cambiar lo que nos causa daño o dolor.

Parte este pensamiento, de que todo lo que hagamos ahora, tiene como lógica, una consecuencia que es directamente proporcional al hecho mismo, “Toda causa tiene su efecto”.

Resulta interesante darnos cuenta que se retorna incesantemente para repetir los mismos dramas, pensamientos, y sucesos que nos han acompañado siempre en nuestra existencia. Pero este pensamiento filosófico, no está muy lejos de lo que vivimos. Si nos acercamos un poco a nuestra situación diaria,  a nuestros dramas emocionales podemos constatar que siempre estamos repitiendo, estados de conciencia, deseos,  patrones de conducta de los cuales no podemos desprendernos, estamos inmersos en ellos, Cada situación inconsciente que repetimos, actitudes, emociones negativas, son nuestra cárcel y nuestro ego es el carcelero.

Cómo podemos salir de esta cárcel y deshacernos del carcelero? Un hombre solo no puede, tiene que ser ayudado por otro u otros que han salido de allí. Pero esa ayuda no le llega porque sí, tiene que ser buscada por el hombre que desea cambiar. Y en esta búsqueda a lo mejor encontrará fácilmente un verdadero camino que le dará esa libertad, o tendrá que esforzarse más en esa búsqueda porque lo encontrado no es el camino de la verdad.

Una vez que el hombre encuentre el camino, tendrá que hacer acopio de todas sus fuerzas, porque todo estará en contra de lo que él encontró. El camino es de difícil tránsito  y nuestro carcelero siempre nos estará convenciendo de que lo buscado no es la realidad, que no vale la pena la búsqueda, porque en el momento en que se inicie nuestro cambio, el empezará a morir y el ego no querrá desaparecer.

 

 

Te puede interesar

Escribe un comentario