Soñar que nos persiguen

451

Los sueños en que nos sentimos perseguidos son muy comunes, ya que deriva de sentimientos de ansiedad generados en la vigilia, por las presiones o el estrés que conforman la vida moderna.

Huir es una respuesta natural e instintiva de auto protección ante una posible amenaza física del medio ambiente, pero también puede significar un problema que requiere solución y ésta inquietud puede asimilarse como temor cuando la solución reviste carácter de complejidad.

Cuando el sueño se desarrolla en un escenario donde existe un atacante real, tanto humano como animal o criatura desconocida y nuestra vida se encuentra en peligro, nos encontramos ante un decisión difícil que debemos tomar, cuyo significado es doble, ya que si corremos sintiendo la constante cercanía del peligro, esta actitud nos indica que no estamos preparados para hacer frente al problema o cambio que debamos enfrentar en la vida de vigilia.

En cambio si reaccionamos en medio de la persecución y decidimos enfrentar a los agresores sin importar las consecuencias, toda decisión que debamos tomar será la correcta, aunque no obtengamos los resultados que esperemos, pero la seguridad nos abrirá otros caminos positivos para nuestra vida.

Otro enfoque psicológico de los sueños relacionados con persecuciones, hace referencia a que el perseguidor, intruso o peligro, puede representar un aspecto de nuestra personalidad del que estamos huyendo, por lo cual indicaría la necesidad interna de cambiar ese aspecto del que no estamos orgullosos y un sueño lo pone en evidencia.

Los sentimientos de ira, celos, miedo y posiblemente de amor, pueden manifestarse como la figura amenazante, así como huir de una sombra en un sueño puede simbolizar características de temor al rechazo, tanto en una relación amorosa como en una cuestión laboral.

Imagen: Flickr

Te puede interesar

Un comentario

  1.   Olvido dijo

    Soñé q estaba en una casa muy grande, llegó mi ex y la dueña de la casa me encerró en una habitación q tenia mucha ropa,yo comencé a escoger las blusas hasta q mi ex estuvo cerca de la habitación y me escape por la ventana, llegue como a una bosque y había un pozo de agua limpia y tenia una rama atravesada en la cual había una serpiente boca arriba, era amarillo fuerte negra y blanca en el centro, yo estaba con mi hija de 32 años y una niña. La serpiente me ataco pero la esquive y la niña tambien pero mordió a mi hija en el brazo. Llame a su padre q estaba cerca para q chupara el veneno ya q yo no lo podía y hacer mientras yo le abrí un poco la pequeño herida y la apreté para q saliera el veneno y salia algo como pus no tenia sangre

Escribe un comentario