Tipos de Dragones, parte I

Los dragones siempre estuvieron y estarán presentes en las leyendas más fantásticas. Son seres que han despertado la imaginación y han sido usados en numerosos cuentos e historias desde hace millones años.

A los dragones se encuentra representados en todas las culturas, no solamente en las europeas u orientales como se creía. Se los ha representado con diversas características, formas, colores, tamaños, malignos y benévolos. A continuación comenzaremos a conocerlos:

Dragones  Malignos

El dragón Azul:

Estos místicos dragones vivían  en los climas áridos y desérticos. Se dice que el extraño y único tono azul de sus escamas se confundía con la tonalidad del cielo, lo que les otorgaba una importante ventaja cuando  luchaban en el aire. Sus grandes enemigos mitológicos eran los dragones ocres, que habitaban los mismos desiertos y con los que se disputaban el territorio. Eran del tipo volador, dueños de una inteligencia sobrenatural y un cuerpo enorme.

El Dragón Blanco:

Estos dragones vivían en llanuras, montañas y donde había clima ártico. Sus escamas de un impecable color blanco lo que les brindaban la posibilidad de ser prácticamente imperceptibles en la nieve y eran de tipo volador. Estos seres no poseían una gran inteligencia y eran pequeños, sin embargo, resultaban  excelentes cazadores. Para atacar a sus contrincantes utilizaban su aliento, capaz de congelar todo lo que interceda en su camino, pero elegían, según a quien enfrentaban, la lucha cuerpo a cuerpo o el poder de su aliento. Se decía que podían caminar sobre el hielo y crear niebla o un muro de hielo con solo lanzar un conjuro.
El Dragón Negro:

El Dragón negro es un ser de gran tamaño, extremadamente inteligente y del tipo volador. Habitaban  en climas cálidos y húmedos, como pantanos. Poseían grandes y brillantes escamas negras, para poder volar por las  noches y no ser vistos con facilidad.
Tenían la capacidad de respirar bajo el agua, para poder esconderse en los pantanos y emboscar a sus víctimas. Se decía que escupían ácido y tenían sus guaridas en cuevas húmedas y cavernas subterráneas.

Te puede interesar

Escribe un comentario