Trezenzonio, el monje gallego

monje1

La leyenda del monje Trezenzonio se remonta al siglo XI y tiene puntos de contacto con el relato mitológico de Hércules y la leyenda de Breogán. Ambas son anteriores a los tiempos de los relatos históricos de Alfonso X.

Trezenzonio fue un monje gallego que tuvo la posibilidad ver en vida una de las Islas del Paraíso. Su viaje fue recopilado en el texto Trezenzonio de Solistitionis Insula Magna, un códice en latín del siglo XI.

En tiempos posteriores a los saqueos musulmanes, durante el siglo VIII, el monje viajo hasta la Torre de Hércules (en el territorio actual de la Coruña). La torre estaba emplazada en la ciudad denominada Brigantium y cuando llegó allí, una madrugada vio a lo lejos la Gran Isla del Solsticio consagrada a Santa Tecla. Hacia allí se dirigió y pudo contemplar naturaleza y escenarios naturales casi vírgenes, piedras preciosas y una enorme basílica creada con piedras preciosas que parecían trabajadas por los artesanos más renombrados.

monje2

En aquella isla no sentía dolor, ni cansancio, ni hambre, y el monje Trezenzonio se quedo 7 años hasta que un ángel apareció y le ordeno que regresara a su hogar. Trezenzonio lo desoyó y fue castigado con la lepra y el destierro.

Al volver a la ciudad de Tuy Trezenzonio cada vez recordaba menos de su estadía en la isla y además estaba apesumbrado, triste y dolorido. Nunca volvió a la isla sagrada y murió por la terrible enfermedad.

Más información – La leyenda de Pedro de Urdemalas
Fuente – Torredeherculesacoruna 

Te puede interesar

Escribe un comentario