Una casa con pasado oscuro en Great Falls (Montana)

Paris Gibson

Estatua de Paris Gibson, fundador de Great Falls (Montana)

En el año 2010 Kelly Parks decidía comprar la casa que antaño fuese el hogar de la familia de Paris Gibson, fundador de la ciudad de Great Falls en Montana. Pero Kelly no sabía la cantidad de secretos que se escondían en esa casa. Construida en 1890, la casa de Paris Gibson fue rehabilitada por Kelly. Algunos de los obreros hablaban sobre haber escuchado conversaciones dentro de la casa cuando estaban ellos solos, pensando que era Kelly yendo a ver cómo iban las obras y encontrándose con nadie.

Una vez estuvo la casa lista, Kelly se pudo mudar y empezar a vivir en su nuevo hogar. Entonces empezaron los sueños. Kelly veía a una mujer que intentaba dejarle mensajes. Kelly aseguraba que esa mujer era Valeria Gibson, esposa de Paris Gibson. Cuando despertaba, sentía como si esa mujer hubiese dejado pensamientos dentro de su cabeza, pistas, señales que le indicaban dónde podía encontrar “algo” que le ofreciese las respuestas necesarias. También soñó con la muerte de Valeria, una muerte totalmente diferente de la que aparecían en los registros de Great Falls. En su certificado se hablaba de una muerte accidental en un hotel de la ciudad, pero Kelly pudo ver cómo alguien empujaba a Valeria por las escaleras de su casa y se rompía el cuello. En el sueño venía cómo alguien se llevaba el cuerpo de Valeria a través de unos túneles que cruzaban desde su casa hasta el mismo hotel en el que se certificó su muerte, unos túneles que hoy no figuran en ningún lado. En otro de sus sueños veía como tras una pared encontraba algo que pertenecía a Valeria. Kelly no dudó en quitar esa pared, encontrándose con un bote pequeño de tinta.

En noviembre de 2011 se emitía en televisión la séptima entrega del recién estrenado ‘The Dead Files’, en el que la médium Amy Allen corroboraba los sueños de Kelly, los túneles bajo su casa y la falsa muerte de Valeria. Amy habló de una casa cargada de secretos, de una mujer (Valeria) a la que nadie dejaba hablar, como si alguien no quisiese que desvelase algo. Steve, el detective, descubrió que en los registros de la ciudad no hay un solo dato de Valeria Gibson aparte de su muerte. Le sorprendía cómo siendo la esposa del fundador de la ciudad ni siquiera hubiese podido encontrar una simple foto. Kelly dijo a Amy que también había soñado con encontrar unos libros, unos diarios. Amy lo volvió a confirmar: en algún lugar de la casa había una caja con unos libros. Todavía no los ha encontrado.

Te puede interesar

Escribe un comentario