Yeti; El Abominable hombre de las nieves

21

Existen numerosos artículos, avistamientos, cuentos y leyendas sobre el "abominable hombre de las nieves o el Yeti", casi en paralelo con las de "Pie Grande o Sasquatch" en América del Norte, ambas criaturas son consideradas eslabones perdidos por la criptozoologia.

El Yeti se ha hecho presente a través de una historia que data desde hace 6.000 años, por lo cual se cree que no evolucionó de una especie animal, sino que evolucionó a partir del "hombre de las cavernas", habitando la zona de China, el Himalaya y Siberia.

Las descripciones realizadas y registradas a través del tiempo lo representan como seres familiares o que conviven en grupo, donde se aprecia al macho con una altura de casi 7 pies y a la hembra, alrededor de 6 pies, por lo cual se estimaría su peso entre las 300 y 350 libras para los machos y 200 a 250 libras para las hembras.

Las historias del Yeti varían en los detalles, pero muchas de ellas sugieren a una criatura con un cuerpo similar al de un mono y una cara humanoide, según los Sherpas nepalíes lo han descrito con pelo de color marrón rojizo que cubre todo su cuerpo, teniendo en uno de sus monasterios un retrato antiguo de un Yeti, donde se asemeja a la cruza entre un lobo, un tigre y un oso.

El Folclore asiático lo describe como una temible bestia salvaje, cuyo grito agudo es como un silbido, de un olor muy fuerte y picante, con pies que apuntan hacia atrás, lo cual le atribuye poderes sobrenaturales, gestándose supersticiones entre los lugareños, tales como; “si se ve a esta criatura la mala suerte perseguirá a la persona y a su familia por cien años”.

El nombre loca que le atribuyen al Yeti es; “MetOH-kangmi”, término que se traduce como "hombre de las nieves", un nombre atractivo que luego se difundió mundialmente, ya que se supone vive en lo alto de las cordilleras del Himalaya, pero también se ha reportado tan lejos como los Alpes europeos, donde se dice que merodean por la noche dejando enormes huellas en la nieve.

Muchas expediciones han intentado probar la existencia del Yeti, pero no se ha obtenido evidencia científica sobre la criatura, así por ejemplo National Geographic en octubre de 1962 escribió el artículo conocido como "El invierno en el techo del mundo", en el cual se informa de la búsqueda de Sir Edmund Hillary, sobre el Yeti, un famoso pionero de la expedición al Everest (que tenía otros objetivos científicos), sin embargo se tropezó con datos sobre un fenómeno que parece dar cuenta de pistas del Yeti.

El equipo Hillary encontró en la nieve impresiones semejantes a las huellas de un zorro, las siguieron para atraparlo pero éstas los llevaron a un lugar soleado, donde se fusionaban con las pistas de otras huellas semejantes a grandes seres humanos (53 centímetros).

El avistamiento más reciente fue en 1986 cuando la criatura fue observada por el famoso escalador Reinhold Messner y en 1992 una expedición al Everest descubrió huellas del Yeti alrededor del campamento cuando se despertaron por la mañana.

Imagen: Ghost

Te puede interesar

Escribe un comentario