El estrés en el campo laboral

Los retos que nuestra existencia nos coloca diariamente, la pretensión de un mejor modus vivendi, las metas que proyectamos las cuales pueden sobre pasar nuestras fuerzas y que muchas veces son tan grandes, que nuestra estabilidad emocional se hace cada vez más difícil de estar equilibrada y esto es lo que generalmente nos produce el estrés.

Las exigencias en el campo laboral son uno de los terrenos más frágiles ante estos retos, ya que la mayor parte de nuestras vivencias las tenemos en el lugar que trabajamos.

Este estrés se hace evidente en nuestro organismo, que es el que revela lo que nos está sucediendo,  pero muchas veces no desciframos su mensaje. Los dolores de cabeza, problemas digestivos, trastornos del sueño, enfermedades cardiovasculares, musculares, conflictos interpersonales. Estos problemas orgánicos nos traen como consecuencias bajo nivel de rendimiento laboral y pocas oportunidades de sobre salir en el terreno profesional. También la depresión, la ansiedad, el agotamiento son manifestaciones que algo no anda bien en nosotros y puede ser como consecuencia del estrés.

En la actualidad en los países desarrollados, las ausencias laborales por estrés se han hecho evidentes cada vez más y son una de las mayores causas de incapacidad de trabajo.

Cuando se nos hace difícil el manejar nuestras tensiones en el trabajo, este puede tener un efecto nocivo en nuestra salud emocional, traduciéndose en enfermedades físicas, que a largo plazo puede desembocar en problemas de salud más serios.

A continuación les transmitiré algunos ejercicios físicos, que podemos realizar en nuestro lugar de trabajo y nos ayudara a descargar, por lo menos en gran parte esa sensación de intranquilidad y desasosiego que produce el estrés.

–          Con una posición recta, pero no tensa, llevamos nuestra atención a la respiración que por lo general es más evidente en nuestro pecho. Nos mantenemos por unos momentos respirando tranquila y cómodamente hasta darnos cuenta, que la respiración va bajando hasta ubicarse en el estomago. Contamos hasta 100 y podemos reiniciar nuestras labores.

–          Tapamos nuestros oídos con los dedos, inhalamos profundamente y, al exhalar hacemos el sonido de las abejas.

–          Otro ejercicio que es muy bueno es tapando la fosa nasal izquierda, respiramos por la derecha y luego al contrario, tapamos la fosa nasal derecha y respiramos por la izquierda. Hacemos estas respiraciones unas cinco veces.

Estos ejercicios si tenemos interés en ellos, nos procuraran un gran bienestar y nos ayudaran a aminorar nuestro estrés.

 

¿Quieres averiguar tu futuro?
Averigua tu destino y sal de dudas sobre tu futuro económico, amoroso o de salud. ¿Van a cambiar las cosas para ti? Sal de dudas con el tarot
CONSULTAR TAROT

Categorías

Misterios, Rituales

Luz Elena

Soy abogada, pero actualmente estoy dedicada a otra cosa diferente que siempre quise hacer desde niña , que es pintar. Desde hace mas de 25 años... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *