0

uri geller Del poltergeist a la telequinesis

Ayer hablábamos de los fenómenos poltergeist: “hechos perceptibles, inexplicables y casi siempre de naturaleza violenta, en teoría producidos por una entidad o energía imperceptible”. Contábamos también de aquellas ocasiones en los que este fenómeno poltergeist era provocado por una persona específica de manera inconsciente, acción derivada del estrés acumulado o una fuerte tensión emocional. Es aquí cuando hablaríamos de ‘telequinesis’.

La telequinesis (del griego τήλε, tēle, «lejos» y κίνησις, kínēsis, «movimiento»), aunque ha sido investigada durante mucho tiempo, nunca ha sido reconocida dentro de la comunidad científica. Pero esto no ha sido motivo para que la telequinesis no cuente con sus propias grandes personalidades, como la rusa Nina Kulagina o el ilusionista israelí Uri Geller, quien aseguraba poseer habilidades paranormales, como la telepatía y la telequinesis, mostrando en televisión como doblaba cucharas o haciendo que relojes se parasen o funcionasen más rápido. Como siempre, el exceso de exposición al público, si bien le cubrió de gloria durante años, también le acarreó grandes problemas.

De ser protagonista de portadas de todo el mundo en la década de los 70 por sus supuestos poderes, Uri Geller pasó a ser cuestionado por otro compañero de profesión, James Randi, quien no solo puso en tela de juicio los poderes del israelí, sino que desveló públicamente los trucos que éste usaba en libros e incluso vídeos, consiguiendo que Geller se retirase parcialmente de la vida pública en los años 80.

0

mesmer Anton Mesmer, magnetismo animal e hipnosis

El período magnético en la historia de la parapsicología y lo paranormal nace, según la división histórica de Charles Richet, con el magnetismo animal de Mesmer. Mesmer fue uno de los precedentes de la hipnosis en 1778 y también influyó mucho en el trabajo de otras personalidades de lo paranormal, como las hermanas Fox.

Ya había autores anteriores a Mesmer que hablaban de las posibilidades de curar heridas e influir en el cuerpo de las personas a distancia. Un libro de 1639 mencionaba las propiedades curativas del “polvo simpático”, un polvo que permitía introducir las virtudes y buenos deseos en las heridas de las personas para ayudar a sanar más rápido el cuerpo físico.

0

poltergeist El fenómeno paranormal conocido como poltergeist

Ahora que estamos acercándonos de nuevo al tema de las casas encantadas y que, además, se estrenó hace pocos meses el remake de la película, este es un buen momento para tocar un poco más de cerca a ese fenómeno paranormal conocido como ‘Poltergeist’.

Poltergeist -del alemán ‘poltern’, “hacer ruido”, y ‘geist’, “espíritu”) es un fenómeno paranormal que engloba aquellos hechos perceptibles, inexplicables y casi siempre de naturaleza violenta, en teoría producidos por una entidad o energía imperceptible. Este término lo utilizamos cuando se suceden hechos inexplicables -en lugares supuestamente encantados- para los cuales no se encuentran motivos aparentes. Existen fenómenos poltergeist de diferentes tipos. Entre los más comunes se encuentran los ruidos inexplicables, desaparición de objetos, movimientos de objetos inanimados -en ocasiones de forma muy brusca-, olores extraños e incluso ataques físicos. En lo referente a los olores extraños, son muchos los que relacionan ese tipo de poltergeist como supuestas energías demoníacas.

También se han dado caso de poltergeist provocados por una persona específica de manera inconsciente, acción derivada del estrés acumulado o una fuerte tensión emocional. La ciencia también atribuye a estos hechos supuestamente paranormales a fenómenos físicos probados, como la electricidad estática, aire ionizado o los infrasonidos/ultrasonidos. Incluso podrían sucederse por unas alucinaciones provocadas por algo como el envenenamiento por monóxido de carbono.

0

parapsicologia Las etapas de la parapsicología, la era del mito

Entender los fenómenos paranormales y parapsicológicos depende muchas veces del contexto histórico en el que nos situemos. Hubo épocas donde estas ciencias eran ridiculizadas, otras donde se las sobrevaloraba, e incluso hoy hay quienes no creen que puedan tener ninguna incidencia en la vida de las personas.

En 1922, Charles Robert Richet publicó Traité de métapsychique, un texto en el que se divide la historia de los fenómenos paranormales en 4 etapas: mítica, magnética, espiritista y científica. Empezaremos haciendo un repaso de la etapa mítica para empezar a abordar en una serie de entradas el mundo de lo paranormal desde una visión abarcadora e histórica.

0

casa encantada El porqué de una casa encantada

Todos sabemos -o casi- lo que es una casa embrujada, ¿verdad? Es una casa que puede contener fantasmas, poltergeists o incluso demonios en su interior. ¿Pero cómo llegan ahí esas presencias hasta el punto de que el lugar sea considerado como “una casa encantada”? Se dice que todo parte de un acontecimiento trágico ocurriendo en el lugar, ya pueda ser un asesinato, un suicidio o una muerte accidental. En la antigüedad se daba el caso en algunos lugares en los que, tras descubrirse que habían ocurrido hechos de este tipo, la propiedad era totalmente clausurada de manera indefinida, dejando que su estructura se acabase deteriorando, llegando a tapiar puertas y ventanas para que nadie pudiese acceder a su interior. De ahí que se asemeje tantas veces las casas encantadas con los lugares abandonados.

Para la parapsicología, en una casa encantada lo que se produce en realidad es un fenómeno conocido como ‘infestación’. La infestación, en parapsicología, es la aparición de diferentes fenómenos extraños sin una posible explicación, sin que se deje ver en estos actos una mera intención de comunicación interactiva, diferenciándose así de lo que conocemos por ‘fantasmas’. La Iglesia Católica -como siempre- va más allá, achacando la posesión del lugar a un espíritu no humano o incluso a un demonio.

La parapsicología basa este tipo de fenómenos a antiguas impregnaciones de emociones extremas generadas por lo que fueron los antiguos habitantes de ese lugar. Toda la mezcla de sus alegrías, sus penas, ilusiones, pasiones, desengaños, desesperanzas sin resolver, euforias incontrolables y trances al punto de la agonía, todo mezclado y pegado en las paredes del lugar, y que cada cierto tiempo se acaban reproduciendo como si de un resto de un eco se tratase.