Adivinar con bola de cristal, parte III

A través de la observación de la bola de cristal, que se coloca sobre un paño negro, el vidente capta colores, movimientos y figuras dentro de su cristal.

La habitación donde se practique la videncia debe estar muy poco iluminada, solo con  la luz de una vela, y el vidente puede realizar unas pasadas sobre la bola para magnetizarla con su propia energía.

A medida que se vayan logrando todas las condiciones, empezarán a verse  formas, manchas y distintos colores, que luego se transformaran en signos y símbolo que responderán a las preguntas que se le realizaron.

A continuación para poder o figuras, seguiremos brindando una lista en orden alfabético con sus significados:

Boca: Presagia la necesidad de ser prudente con la palabra,  si aparece de forma descendente, nos previene, para no emitir un juicio o dar un consejo. En su otra variante, la ascendente, el símbolo nos previene para no hablar de más ni esparcir rumores infundados que puedan afectarnos.

Bota: Presagia un excelente período para inversiones o emprendimientos comerciales, aprovéchelo. Augurio de prosperidad.

Bote: Las embarcaciones generalmente simbolizan esperanzas, viajes, proyectos, felicidad, optimismo y alegría; a excepción de que aparezcan en situación de guerra, anunciando así el desenlace de un trance negativo o traumático.

Búho: Si bien esta figura augura un muy buen futuro, se debe realizar un cambio en el rumbo de los proyectos que ya se han iniciado, para poder rescatarlos y hacerlos florecer. Se necesitará de toda la constancia, creatividad, voluntad y fuerza para trabajar duro en ellos.

Cabeza: Está relacionada con la reflexión y la meditación. Se debe avisar al consultante de la necesidad de reflexionar a fondo sobre cualquier decisión antes de emprenderla. Al mismo tiempo si aparece cortada, indica un mal presagio, no de accidente, sino de falta de creatividad e ideas.

Cadenas: Presagia que la crisis que nos hostiga puede culminar en una ruptura que nos impulse a la búsqueda del aislamiento y la soledad. Abruman las ataduras.

Te puede interesar

Escribe un comentario