Águila de sangre

El Águila de sangre fue un ritual de tortura y matanza que se encuentra en algunos textos antiguos nórdicos, la intención final de este sangriento ritual era el sacrificio humano. Este ritual consistía en abrir a la víctima desde la columna vertebral hasta las costillas, formando una suerte de alas sangrientas (de ahí en nombre “Águila de sangre”), sacaban los pulmones hacia afuera, y luego la herida era recubierta con sal.

Esta práctica fue mencionada en las sagas nórdicas, así como en algunas poesías escáldicas. En estas “historias”, implicaban a algunos  reyes noruegos como Harald I de Noruega, Edmundo Mártir rey de East Anglia, Máel Gualae entre otros, también se incluían a algunos religiosos como el arzobispo Ælfheah de Canterbury.

La autenticidad de esta práctica siempre ha estado en tela de juicio, algunos aseguran que son leyendas que no están fundamentadas y que solo son parte de la ficción popular. Pero una gran parte aseguran en su autenticidad, y que era una de las vías más recurridas del odio pagano por el Cristianismo.

Algunos basan la autenticidad de la Águila de sangre, en vestigios de piedras rúnicas de Gotland, pero también el otro lado de la historia sostiene que no son pruebas suficientes para que lo convierta en realidad, y que en todo caso esta sangrienta práctica nunca se llevó a cabo. El profesor de historia Ronald Hutton, a través de su libro: “Las religiones paganas de las viejas Islas Británicas: Naturaleza de su legado”; explica que el ritual de Águila de sangre, era practicado por el guerrero vencedor en la batalla, y la víctima era el vencido, al cual le arrancaba las costillas y el pulmón por la espalda. Nunca se han mostrado pruebas concluyentes de este sangriento ritual, la discusión  probablemente seguirá encendida, lo que sí es seguro es si existió fue un acto bárbaro de sacrificio humano.

Te puede interesar

Escribe un comentario