0

Cafeomancia; El destino en la borra del cafe

meneame_share

54 thumb Cafeomancia; El destino en la borra del cafe

La cafeomancia es una técnica de adivinación muy antigua que ha trascendido de generación en generación, cuyo método es prácticamente idéntico a la adivinación de las hojas de té, ya que ambos brindan información a la persona dotada en dicha técnica, quien brindará al solicitante las pautas escritas sobre su destino.

La lectura se lleva a cabo por lo general realizando previamente la pregunta a sí mismo y luego se observa manteniendo en alto la taza los residuos o borra del café depositado en su base, los patrones que se organizan al azar de los cuales surgirá la interpretación, algo así como la prueba psicológica de Rorschach, donde se debe dar forma a un grupo de imágenes preestablecidas, que luego brindaran los datos al profesional, para obtener un diagnóstico.

Lo que se ve y lo que significa cada lectura es netamente individual, ya que sobre la misma borra dos personas pueden obtener dos lecturas totalmente diferentes y ambas ser igualmente verdaderas.

Método:

Según las personas expertas en dicha arte adivinatoria, uno puede practicar la lectura de la borra del café, comenzando por tomar un papel y un lápiz, para ir plasmando en él los pensamientos a medida que vayan surgiendo en función de lo observado y de modo general o especifico cuando se plantea un cuestionamiento previo.

Si lo primero que viene a la mente no tiene nada que ver con el cuestionamiento, se debe anotar de todos modos, sin dejar de prestar atención al fondo de la taza, a pesar de no realizar una escritura legible, ya que será suficientemente legible cuando comience a descifrarla, momento en que traerá a su mente nuevas imágenes reveladoras.

Se recomienda escribir al menos durante diez minutos, ya que éste es el tiempo suficiente para entrar en las primeras etapas de un estado de meditación, que cada vez y con la practica será más profundo y por lo tanto mas claras serán las predicciones.

Según los iniciados en las artes adivinatorias, todos tenemos las respuestas que buscamos en nuestro interior, aunque la mayoría de las veces no hagamos caso de la sensación premonitoria, por ello no todos están preparados para introducirse en un mundo tan sutil y que muchas veces asombra por su exactitud predictiva.

Imagen: MF


meneame_share

Escribe un comentario