Cómo le afecta a mi cuerpo energético la contaminación auditiva?

Otra forma de contaminación en nuestro cuerpo energético, físico, emocional y mental  es la contaminación auditiva.

El oído es el órgano sensorial más sensible que tenemos. Incluso la función del oído es la última que pierde en el momento de la muerte.

Podemos acostumbrarnos al ruido y a los sonidos estridentes aparentemente, pero sabemos que siempre los estamos escuchando y aun cuando no creamos nos  está afectando todas nuestras partes, produciendo en principio malestares físicos, mentales y emocionales, pero no nos damos cuenta de esto porque es lo normal en nuestra vida diaria.

Cuando sometemos nuestro cuerpo a sonidos superiores a los que normalmente podemos escuchar, se produce en nosotros alteraciones que si son constantes en nuestro diario vivir se convertirán en enfermedades que afectaran nuestra calidad de vida.

Por ejemplo cuando escuchamos música en alto voltaje y en forma habitual, nuestro sistema auditivo sufre un desbalance que mientras estemos jóvenes no se manifestará en forma inmediata, pero poco a poco va expresándose  en pérdida de audición o sordera que podrá ser permanente o temporal según nuestra sensibilidad al continua exposición a la contaminación acústica.

Durante el embarazo, la madre debe tener especial cuidado de los sonidos a los que se expone durante este tiempo, porque también afectarán al bebe, ya que ellos puede escuchar tanto los  sonidos agradables, como los desagradable y ser afectados por estos.

Cuando  la exposición a la fuente del ruido no cesa y se continua en esta contaminación se producirán en nuestro organismo trastornos psicológicos  y fisiológicos que se manifestaran en estrés, mal humor, en dificultad de concentración, nerviosismo,  irritabilidad, agresividad, etc. Haciendo que nuestra vida y convivencia con otros se convierta en un sufrimiento para nosotros y para nuestros familiares y amigos.

 

Te puede interesar

Escribe un comentario