Como tirar las runas VI

Cabeza de Mimir

Esta tirada debe realizarse para cuestiones muy importantes, se considera sacrilegio utilizar esta tirada para preguntas que no revisten real importancia.

Cuenta la leyenda que “Ygdrasil”, el fresno sagrado, es el árbol más grande de todos los árboles, sus ramas alcanzan al universo entero se extienden abarcándolo todo, en tanto que sus raíces descienden en tres direcciones, una de ellas es el mundo que recibe a los muertos, otra hacia el mundo de los gigantes y la otra hacia el mundo de los dioses o genios, llamados “ases”.

En mundo de los gigantes se encuentra la fuente de la sabiduría que es custodiada por la cabeza de Mimir, que es un ser sumamente inteligente ya que bebe de la fuente a diario gracias a un cuerno.

Odín le solicitó a Mimir el permiso para beber de la fuente y éste le fue concedido a cambio de su ojo izquierdo, desde ese día se dice que el reflejo de la luna en el agua es el ojo de Odín, precio que debió pagar para beber de la fuente de la sabiduría.

Los “ases” se reúnen con Mimir para recibir consejo sobre cuestiones muy importantes.

En esta tirada sólo deben estar el runista y el consultante, nadie debe presenciarla.

Luego de preparado el ambiente, se deben mezclar muy bien las Runas preguntándoles, repetidamente: ¿qué sucederá con tal cuestión…?

Se van sacando Runas por pares que se ubican como se van a leer de derecha a izquierda formando tres pares y la séptima Runa aislada.

El primer par de Runas nos habla del fondo real de la cuestión, las dos Runas siguientes nos envían el mensaje sobre las verdaderas causas externas que influyen en la situación presente y el último par de Runas nos dicen cuál es el consejo de los sabios para destrabar, mejorar o conducir la situación.

La última Runa, la que quedó aislada, representa no sólo las consecuencias de la manera en que el consultante resuelva su problema sino también cuál sería la salida posible al mismo.

Es importante para todo runista tener en muy en cuenta que lo que las Runas pronostican son respuestas posibles acorde a las circunstancias y las lecturas siempre estarán en concordancia con la experiencia del runista y con su capacidad para interpretar al consultante.

Te puede interesar

Escribe un comentario