Distintas clases de brujas, parte IV

Existen diferentes clases de brujas, las que echan conjuros, las que tiran las cartas, las que hablan con los muertos, las que adivinan lo que está por pasar, todas fueron importantes en algo y a la vez  perseguidas por las sociedades desde hace miles de años.

En esta ocasión terminaremos de conocer las con estos 3 grupos, la bruja blanca, la hechicera y la bruja clásica:

Bruja blanca

Se dice que en la era de acuario y ella será la primera y de quien nacerán las historias de que las brujas no son malas, sino buenas. Hoy muchas series de televisión nos narran historias de brujas hermosas y jóvenes que luchan contra demonios y otros seres malignos. Las Brujas Blancas son las herederas de la tradición druida y comparten el conjunto de las habilidades de todas las brujas. Se las caracteriza: modernas, videntes y adivinas, sostienen que el uso de sus poderes es con los demás y nunca para beneficio propio.

Hechicera

Un buen ejemplo de este grupo es la madrastra de Blancanieves. La hechicera, al igual que el hechicero, es la bruja que estudia, no para entender cómo funciona la magia  sino para saber cómo usarla. Busca dominar las transformaciones, recurre al igual que los invocadores a seres de otras dimensiones, principalmente diablos para realizar sus propósitos, aunque rara vez cruza el limite,  no juega con la muerte y los muertos aunque es capaz de causarla, preparando brebajes y ungüentos. Se dice que es capaz de levitar y de volar si es necesario, de hacerse invisible si se requiere, de transformarse en otros y cambiar su apariencia.

Bruja clásica

La bruja clásica reúne a todas las anteriores, por un lado saben de plantas, tienen el poder de la transmutación, de hablar con los animales, de volar y provocar tormentas, de ver el futuro y el pasado. No se meten en asuntos humanos, pero estos siempre terminan golpeándole la puerta para consultarlas. De la verdadera bruja se dice que sus poderes provienen de fuerzas oscuras, de los demonios, que vuelan en las noches y realizan sus encuentros o aquelarres en el bosque, donde entre ellas intercambian pociones y hierbas, y bailan juntas para celebrar a la diosa madre por sus obsequios. Durante la inquisición se las acusó de que estos encuentros eran para invocar al demonio.

Te puede interesar

Escribe un comentario