El Antiguo Testamento y la brujería

Torah

El otro día hablábamos acerca de cómo ya en las antiguas Grecia y Roma estaba extendida la creencia en los poderes de la magia, ya fuese ésta con fines positivos o negativas. Hoy vamos a ver cómo se trataba el tema de la brujería en la Torah, el Antiguo Testamento cristiano.

Decir que en la Torah, el concepto de “brujería” como tal, no aparece, aunque sí que se indicaba la prohibición concreta de la magia o hechicería; la práctica mediante la invocación a espíritus, o a través de fórmulas mágicas que fueron obtenidas gracias al conocimiento de lo sobrenatural, con la que intentar influir en personas o tratar de cambiar acontecimientos futuros. De hecho, en la Torah, la práctica de la hechicería se castigaba con la muerte: “A la hechicería no la dejarás que viva” (Éxodo 22:18). Perseguir este tipo de magia ha sido algo muy común a lo largo de la historia -ya hemos hablado aquí los 15 crímenes delatores de la brujería- hasta que esas leyes acabasen siendo abolidas.

En lo que refiere a la magia de adivinación la Torah cambia, ya que ésta última no trata de influir en hechos futuros ni cambiarlos, sino sólo descubrirlos, por lo que el enfoque acaba siendo diferente.

Te puede interesar

Escribe un comentario