El Hermetismo

El hermetismo es una ciencia oculta basada en los distintos escritos atribuidos de Hermes Trimegisto (personaje mítico de la Antigua Grecia), que no es más que el conjunto de creencias filosóficas y religiosas.

El hermetismo se inició a raíz de la aparición de unos escritos en Egipto entre los siglos I y IV d. C., justo en el momento de la dominación romana sobre Egipto, dichos escritos fueron adjudicados a Hermes Trimegisto (de ahí el nombre “hermetismo). Se dice que la creación de esta ciencia fue un intento romano o helénico para inculcar sus creencias en otras culturas, como la egipcia y algunas orientales.

La hermetismo se difundió con bastante fuerza en durante la Antigüedad tardía, conjuntamente con el cristianismo,  la religión católica, el cisma luterano, y la cábala cristiana entre otras doctrinas religiosas. Esta difusión la lograron a través de filósofos platónicos y  herméticos, además de magos del Renacimiento y el Barroco. A raíz de esta difusión del hermetismo se crearían distintas corrientes ocultistas decimonónicas.

Otra de las hipótesis de la creación del hermetismo y de la filosofía hermética en sí, es el del advenimiento de la ciencia moderna en el siglo XVII, pero esta idea ha sido descartada por muchos estudiosos que le ven como descabellada.

El hermetismo cuenta con tríada fundamental: Dios, cosmos y hombre. La cual tiene una premisa vertida en los escritos de a Hermes Trimegisto: Dios como un cosmos inmóvil, al cielo como un cosmos móvil y el hombre como un cosmos racional (DH I 1). Con esto queda claro que el hermetismo tiene al Dios Supremo antes que nada y como el principio fundamental de esta creencia, el cual habría creado tanto al cosmos (que está en segundo lugar) y finalmente al hombre.

Te puede interesar

Escribe un comentario