El horóscopo Azteca, parte VII

El horóscopo azteca está compuesto por 12 signos, cuyos nombres provienen de animales y vegetales que eran importantes para esa civilización y le brindaron a cada signo sus características más importantes, sus defectos y virtudes.

Cada uno de tiene una personalidad definida y a diferencia de otros horóscopos, en el Azteca un signo pertenece a varios meses del año porque se rigen por los movimientos del Sol y la Luna:

Silex o Pedernal (Pertenece a los nacidos los días 2, 14 y 26 de enero; 12 y 24 de febrero; 8 y 20 de marzo; 1, 13 y 25 de abril; 7, 19 y 31 de mayo; 12 y 24 de junio; 6, 18 y 30 de julio; 11 y 23 de agosto; 4, 16 y 28 de septiembre; 10 y 22 de octubre; 3, 15 y 27 de noviembre y 9 y 21 de diciembre)

Los nacidos bajo el signo del pedernal son dueños de un gran carácter y temperamento, por lo que en algunas ocasiones suelen parecer malhumoradas y agresivas, pero en el fondo son capaces de hacer el sacrificio más grande e importante por las personas que aman. Este signo beneficia a todos los nacidos bajo su influencia sea de la clase social que sea y tanto a hombres como a mujeres brindándoles coraje, valentía, fuerza y tenacidad para lograr todo lo que se propongan. En especial las mujeres pedernal, suelen ser muy queridas y reconocidas por su entorno y suelen dar bienestar y armonía a sus familiares y amigos.

En las tribus aztecas los sacerdotes encargados de realizar los sacrificios, utilizaban los cuchillos de pedernal y con ellos le arrancaban el corazón a los sacrificados. Se decía que el pedernal representaba la creación y la propia gestación del ser humano. Con estos cuchillos también se llevaba a cabo la caza de animales que les proporcionaba el principal alimento a estas tribus.

Los nacidos los días: 3,15 y 27 de enero; 13 y 25 de febrero; 9 y 21 de marzo; 2, 14 y 26 de abril; 8 y 20 de mayo; 1, 13 y 25 de junio;  7, 19 y 31 de julio; 12 y 24 de agosto; 5, 17 y 29 de septiembre; 11 y 23 de octubre; 4, 16 y 28 de noviembre y 10 y 22 de diciembre, pertenecen al signo del Perro.

Los nacidos bajo el signo del perro poseen una personalidad sensible y extremadamente generosa, creen que su misión más importante en la vida es ayudar a los demás. En el amor suelen ser románticos y creen fervorosamente en la existencia de un alma gemela. Son dueños de una gran inteligencia, intuición y espontaneidad, lo que los hace muy atractivos tanto a la hora de conseguir pareja como para atraer amigos.

Para los aztecas, el perro era símbolo de bondad, obediencia y generosidad, eran llamados Itzcuintli. Por estas cualidades y para que proteja de los malos espíritus a sus amos y ambos puedan lograr el descanso eterno, los Aztecas acostumbraban a sacrificar a los perros sobre el cadáver de su amo.

Te puede interesar

Escribe un comentario