El horóscopo Maya, parte IV

El año Maya se divide en 13 lunas o 13 ciclos lunares cada uno compuesto por 28 días. Sumando todas estas lunas se formaban 364 días, por lo que nombraron al día 365 día de fiesta y lo llamaban “día del tiempo fuera del tiempo”.

Se dice que si comparamos el calendario Maya con el que utilizamos actualmente este día festivo corresponde al 25 de julio. Esta diferencia entre la cantidad de días y la forma de medir los ciclos de tiempo horóscopo Maya en lugar de tener 12 signos, tiene 13 que corresponden a diferentes animales que dan sus a los nacidos bajo su influencia.

El Mono (desde 10/enero al 6/febrero)

Los nacidos bajo el signo del mono son muy inquietos, les gusta aprender constantemente para poder enseñarles a los demás. Son alegres, divertidos, suelen enfrentarse a situaciones difíciles con una sonrisa.

Las mujeres mono: son muy inestables en el amor y les temen al compromiso. Son ocurrentes, divertidas y aman su hogar. Buscan trabajos creativos, pero de pocas horas o con horarios flexibles, además son multifacéticas.

Los hombres mono: los hombres nacidos bajo este signo, son galantes y educados, resultan buenos amantes y aman fervorosamente. Aunque heredó del animal que los rige, su inconstancia en el amor, en la amistad y en el trabajo, suelen ser infieles por su miedo al compromiso.

El Halcón (desde 7/febrero al 6/marzo)

Los nacidos bajo el signo del halcón son incansables a la hora de lograr lo que desean, es decir que, suelen plantearse una o varias metas y no se rinden hasta alcanzarlas. Además heredaron del halcón una personalidad y un carácter muy fuerte y su agilidad de mente y cuerpo.

Las mujeres halcón: Son mujeres muy especiales, pero suelen resultar extremadamente complicadas. Se mantienen actualizadas en todos los temas y busca como pareja y amigos, gente que tenga los mismos intereses que ellas. Suelen interesarse por la ley, son abogadas, escribanas, juezas, etc.

Los hombres halcón: les gusta demasiado la soledad, para abandonarla debe ser por una persona demasiado especial, que justifique el sacrificio. Debe admirar a la persona con la que va a compartir su vida. Suelen enamorarse para toda la vida y una sola vez, si ese primer amor no funciona les costará mucho volver a enamorarse.

Te puede interesar

Escribe un comentario