El I Ching, oráculo milenario

Los oráculos son una de las formas más antiguas que se conocen como método para saber el futuro. Uno de los más antiguos y populares es el I Ching, que tiene como origen la china y la filosofía de Confucio.

El I Ching es un libro que no nos ofrecerá respuestas concretas a las preguntas que le hagamos, sino que nos dará interpretaciones de los hechos. La filosofía del I Ching creada por Confucio ha influenciado a las creencias budistas y ha impulsado la creación de la creencia Confucionista.

La teoría del I Ching se puede explicar como la teoría de dualidad de las culturas occidentales y se basa en el principio dinámico del Yin y el Yan, que explica cómo los opuestos se atraen y que todo lo bueno tiene algo de malo y todo malo tiene algo de bueno.

Las permutaciones del Yin y el Yan se representan en el I Ching como líneas interrumpidas para los negativo o Yin (——) y continuas para lo positivo o Yan (           ).

Con estas combinaciones de líneas se pueden formar 8 figuras de 3 líneas llamadas triagramas y con las permutaciones de estas se forman otras 64 figuras de 6 líneas o hexagramas.

El libro del I Ching contiene una lectura distinta para cada hexagrama y línea individual dejando un mensaje para responder a la pregunta que se le ha realizado.

Claro que las respuestas no serán explícitas a la pregunta, sino que deberán ser analizadas para relacionarlas con lo consultado, ya que la formulación en la que estará la respuesta será, por ejemplo, “aproximarse a su problema como las zorras se aproximan a los lagos helados”.

Para consultar el I Ching lo mejor es saber interpretar las místicas monedas chinas con una perforación en el centro. Pero una forma sencilla es con un dado, lápiz y un papel.

Para obtener un hexagrama se debe formular la pregunta con claridad sobre una situación o cómo se resolvería mejor y anotar la formulación. Luego se tira el dado 6 veces anotando cada número en una columna de abajo hacia arriba. Una vez formada la columna se trazan líneas continuas para los números impares y continuas para los pares.

Con el hexagrama dibujado se buscan las correspondencias de cada triagrama y se lee el mensaje que el I Ching tiene para nuestro futuro.

Te puede interesar

Escribe un comentario