El mal de ojo

El mal de ojo es una creencia muy popular que se tiene en muchos países, en la cual se sostiene que se puede hacer daño con tan solo mirar, así la víctima sufre de “mal de ojo” o está “ojeada”, también se suele decir que está “con el ojo encima”.

En el año 1840, el escritor español Enrique Villena, escribió un tratado sobre El mal de ojo, en el que se decía que este mal era una “fascinación”. En el año 1862, el escritor español Joaquín Bastús, sostenía que la envidia venía de aquellas personas que nos miraban con mal ojo, que es por eso que a los jóvenes los griegos los protegían con una marca de cieno en la frente. En el Corán también se hace referencia al mal de ojo, diciendo que “Los infieles casi os hacen dormir con sus miradas”(68,51), señalando a los envidiosos los que propagan este mal.

Para la protección del mal de ojo, existen muchas formas de prevenir o proteger, también llamados escudos. En algunas culturas protegen a los niños con cintas rojas en sus muñecas, ya que se dice que los niños son los más vulnerables a este mal. También se dice que escupir a las víctimas de mal de ojo, sirve como protección. El uso de amuletos, estampas de santos también es usado con este fin.

El ojo de Horus es utilizado en Egipto y Turquía hasta el día de hoy como protección al mal de ojo. En Perú y Bolivia se pasa el huevo para curar este mal. En algunas partes de España usan la Cruz de Caravaca como escudo al mal de ojo. En México guardan el cordón umbilical, el cual frotan a la víctima de mal de ojo, también frotan sus ombligos.

Te puede interesar

Escribe un comentario