El Misterioso Dragón de la Puerta de Ishtar

56

Un extraño dragón se encuentra representado en la Puerta de Ishtar (antigua Babilonia, hoy Irak), esta milenaria imagen es tan inusual que muchos lo tratan como una quimera, ya que es una combinación de animales que jamás podrían haber existido realmente en la naturaleza.

Sin embargo en la antigua Babilonia era aceptado como un "dragón" tan real como los toros o los leones, con los cuales comparten los frescos de las paredes. La Puerta de Ishtar fue una de las ocho entradas a la antigua ciudad de Babilonia, se construyó en el reinado del rey Nabucodonosor II (604-562 aC), dedicándola a la Diosa Ishtar, siendo ésta la entrada principal de la ciudad hasta su caída.

Anecdóticamente podemos tener en cuenta que el rey Nabucodonosor fue quién construyó una de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo, “los Jardines Colgantes de Babilonia”, conformado por una estructura única cubierta de plantas y animales exóticos.

Las ruinas de la puerta y las paredes fueron descubiertas y excavadas entre 1899 y 1914 por Robert Koldeway, un arqueólogo alemán y arquitecto, quien después de la excavación de la Puerta la envió a Berlín, donde fue reconstruida y ahora se encuentra en el Museo de Pérgamo.

Fue Koldeway el que reconoció al animal como la mushhushshu, un nombre derivado de una palabra acadia que se traduce libremente como "serpiente esplendorosa", y el consideró que el dragón era un animal real, basándose en el hecho de que el animal había sido representado en la antigua Babilonia, cuyo arte durante siglos se había mantenido sin cambios a través de los tiempos, notando que las escamas representadas en el dragón son como los de una serpiente, mientras que el de la puerta y la mayoría de otras pinturas son como las de un lagarto.

En los apócrifos, una colección de historias excluidas de la Biblia protestante, se encuentra el Libro de Bel y el Dragón, donde se narra una historia que cuenta de cómo Nabucodonosor, mantuvo un dragón en el templo del dios Bel y cuando el profeta Daniel denunció el culto a los dioses falsos, el rey llevó a Daniel ante el dragón diciendo mira; "vive, come y bebe, no se puede decir que no es un dios viviente, para que lo adoren".

Entonces Daniel alimento al dragón con grumos de alquitrán, grasa y el pelo del animal, y esto lo mató, para demostrar que era mortal y no un dios.

Imagen: flickr

Te puede interesar

Escribe un comentario