El mudra del amor

En un escrito pasado en esta misma página,  escribí acerca de  qué son los mudras,  hoy expresaré el contenido del mudra del amor.

La esencia de las expresiones de las manos a través de los mudras, es trasmitirnos silencio, paz, tranquilidad. Cuando nos acercarnos a tratar con un mudra especial podemos sentir como nuestros pensamientos y emociones comienzan a tranquilizarse  y nuestra mente que siempre está en movimiento continuo,  asociando todo lo que vemos a nuestro alrededor, inicia en  un proceso de calma y silencio.

Si el mudra del amor, lo unimos a un recogimiento y a una oración íntima, podemos conseguir una conexión interior, que nos lleva  a paz y armonía. Por qué sucede esto?  La respuesta la podemos experimentar nosotros mismos, pero les adelantare que los gestos y expresiones tienen un sentido y una vibración que hacen que al ejecutarlos con una intensión específica, el resultado no se hace esperar y lo que sentimos va a demostrarnos,  que lo esperado  es real y no producto de nuestra imaginación.

El mudra del amor, es el que expresamos  uniendo las manos frente a nuestro  pecho con los dedos orientados hacia arriba, apoyados unos con otros,  en señal de oración, para algunos será señal de saludo, o de agradecimiento y recogimiento.

Este mudra nos lleva a sentir recogimiento interior, estimulando nuestra energía del corazón , abriendo nuestro ser,  a sensaciones de amor, suplica , humildad  y aceptación ante lo que no puede ser cambiado o gratitud por lo solicitado y  recibido.

Este mudra tiene efectos en nuestra persona y en nuestro ser en los niveles físicos, aportándonos fuerza y equilibro al ejecutarlo con esta intención.

En lo emocional, nos proporciona paz y tranquilidad ayudándonos a expresar íntimamente nuestro agradecimiento por el favor recibido o por el contrario dándonos aceptación ante lo que para nosotros en ese momento no ha sido una respuesta a lo solicitado.

A nivel espiritual, recibimos su beneficio por el equilibrio y ecuanimidad que recibimos cuando lo ejecutamos intencionalmente e incluso podemos vernos realizando este gesto en momentos de reflexión, y podemos experimentar que nos induce a una claridad mental permitiendo que fluyan con más facilidad nuestras ideas y pensamientos.

Los invito a practicar este mudra conscientemente y podrán ver por ustedes mismos los resultados.

Te puede interesar

Escribe un comentario