El Sagrado y misterioso Grial y José de Arimatea

La copa en la cual Jesús vertió vino y celebró la última Cena con sus apóstoles antes de ser juzgado y muerto en la cruz,  es considerado el sagrado y misterioso grial.

Esta reliquia ha sido objeto de muchos mitos y leyendas  y  en la actualidad todavía no se sabe donde pueda encontrarse, ya que está envuelta esta reliquia en una oleada de misterios.

Pero lo que sí se conoce  es  que existió y que un objeto con estas cualidades e importancia para sus discípulos,  no pudo haber sido destruido ni desaparecido sino por el contrario guardado y protegido por sus seguidores.

Es así que en el Siglo XII aparecen unos versos alusivos al Santo Grial en los cuales el autor narra que  el mismo Jesús después de su resurrección se le apareció a José de Arimatea y le encomendó el cuidado y protección del Grial y la espada que atravesó su costado.

José de Arimatea,  era según escritos antiguos, tío abuelo de Jesús, éste lo cuido y fue su protector desde niño a partir de la muerte de San José.

Según los relatos bíblicos el sepulcro donde fue sepultado Jesús era de propiedad de José de Arimatea y este pidió a sanedrín permiso para enterrar el cuerpo del Nazareno ya que todos lo habían abandonado por miedo a los judíos. Después es encerrado por los judíos que lo señalaron como el autor de la desaparición del cuerpo de Jesús. En su cautiverio Jesús resucitado se le aparece y lo declara guardián y protector del sudario,  del santo grial y demás reliquias, las cuales trasladó con varias mujeres y hombres seguidores de Jesús,  desde Jerusalén hacia las costas de Francia en el Mediterráneo.

Este viaje lo realizo en compañía de María Magdalena, su hermana Martha, María Salomé y otros discípulos de Jesús y se convirtieron en los primeros en llevar el evangelio a estos lugares.

Sin embargo el destino final de este peregrinaje fue en las Islas Británicas donde se estableció en la ciudad de Glastonbury donde construyo la primera iglesia británica en honor a la Virgen María y donde según leyendas de la Edad Media, fundó una dinastía de los Guardianes del Santo Grial para mantenerlo custodiado y protegido.

 

Te puede interesar

Escribe un comentario