Existe la felicidad completa?

Nuestra mirada siempre se dirige hacia los otros cuando pensamos o mitificamos lo que es la felicidad. Suponemos que lo que  hace, lo que tienen los otros, es el ideal de la felicidad.

En nuestra imaginación  fantaseamos pensando que los demás son felices completamente porque tienen esto, aquello, o lo demás allá y que nosotros al no tenerlo somos infelices. Medimos la felicidad con la cantidad de cosas que se puede llegar a obtener

Otra manera de medir la felicidad es estar ausentes de conflictos. Las personas que se echan el “cuento” de que no tener dificultades, es ser felices , son aquellas personas que están fuera del contexto de la vida ordinaria ya que es imposible no tener problemas, desilusiones. Estos son parte de nuestro crecimiento como seres humanos, porque es a través de los problemas de las dificultades,  que nuestro aprendizaje es cada vez más enriquecedor.

También podemos apreciar entornos familiares donde lo más importante son las apariencias, lo que se muestra son conductas ficticias, en las que se disimula y se oculta con el propósito de quedar bien ante la sociedad  y por el contrario no existe la menor traza de buenas maneras ni armonía en sus vidas,  todos son apariencias, muestran “felicidad”, pero el trasfondo es otro.

La felicidad verdadera no es algo que viene desde arriba y se nos da simplemente. Es algo que debemos trabajar paso a paso y se obtiene cuando nuestra mirada se dirige hacia nosotros mismos, cuando nos damos cuenta que todo parte de nosotros.

El estado de felicidad lo logramos si iniciamos una búsqueda hacia dentro de sí. Si esperamos ser aceptados, debemos primero aceptarnos tal cual somos. Si queremos ser queridos debemos ir en la averiguación de nuestros valores como seres humanos, querernos a nosotros mismos, respetarnos y soportarnos  tal cual somos. Es la única forma por medio de la cual  podemos llegar a encontrar nuestra verdadera felicidad

Te puede interesar

Escribe un comentario