Gaia; la madre tierra

8665

Gaia o Gea representaba la divinidad primitiva de la tierra, uno de los elementos primarios que apareció por primera vez en los albores de la creación, junto con el aire, mar y cielo.

Ella era la gran madre de todos, siendo los dioses celestiales descendientes de su unión con Urano (el cielo), los dioses del mar, de su unión con Pontos (el mar), los Gigantes de su unión con el Tártaro (el infierno a cielo) y las criaturas mortales fueron creadas de su propia carne (según la biblia dios creo al hombre a partir del barro y luego le insuflo la vida).

El mito de Gaia aparece como el rival principal de los dioses celestes, ya que en primer lugar se rebeló contra su esposo Urano (el Cielo) que había encarcelado a sus hijos en su vientre.

Luego más tarde cuando su hijo Cronos le desafió al encarcelar a estos mismos hijos, ella ayudó a Zeus en su caída del Titán y finalmente, ella entró en conflicto con Zeus, enfurecida con él por la unión de Titán y los hijos en la boca del Tártaro.

En su oposición produjo la tribu de Gigantes y más tarde el monstruo Tifón para destronarlo, pero ambos fracasaron en dos intentos. En griego antiguo la tierra fue concebida como un disco plano coronado por encima de la cúpula del cielo y a continuación por el gran pozo de Tártaro, donde Gaia se apoyó en el mar y las montañas eran sus pechos.

Gaia era representada como una voluptuosa mujer madura, medio elevada de la tierra en la pintura de los vasos griegos, donde se presenta como inseparable de su elemento nativo. En el arte del mosaico, Gaia aparece como una mujer reclinada, a menudo vestida de verde y a veces acompañada de alcoholes de cereales o el Karpoi.

Imagen: Bp

Te puede interesar

Escribe un comentario