Hadas de tierra, parte I

Muchas y conocidas son las historias que nos hablan de estas fascinantes criaturas mágicas que habitan bajo las rocas, en las raíces de los árboles, en los bosques y en castillos abandonados.  

Existen diferentes razas de hadas de tierra, algunas poseen alas, otras no, unas sirven al hombre con su magia y otras se esconden de ellos, algunas son buenas y otras dañinas.  

Entre algunas de estas razas de hadas encontramos:

Driades: Representa a todas las hadas que viven en los árboles, de los cauales son guardianas. Se dice también de ellas que son bellísimas, de voz suave y los que las dibujan por lo general lo hacen con largos cabellos lacios u ondulados pero de tonos verdes.

Suelen vivir en los árboles más alejados de los caminos, no les gusta el contacto con el hombre. También existen diferentes clases de Driades como; las Driapes, que viven en las encinas y las Melíades que viven en los fresnos, entre otras.      

Aunque evitan el contacto con el hombre, son las que puedes invocar cuando debes cruzar un bosque oscuro y desconocido. Si se sienten amenazadas, a veces suelen engañar o asustar a las personas haciendo ruidos, porque temen que descubran sus moradas. Pero generalmente esto no sucede y en la mayoría de los casos las Driades son inofensivas.

Alseides: Son las hadas que habitan en las flores, son amantes de los colores y de los perfumes de la naturaleza, además suelen alimentarse del néctar de las flores. Estas hadas han sido protectoras de sus bosques durante siglos, los han cuidado de los vientos, las sequías y las feroces tormentas.

Cuenta una leyenda griega que un día Zeus enfurecido lanzo un potente rayo contra un bosque eleusino. El hada Alseide fue quien salvo un puñado de semillas de amapolas y un bulbo de lirio, segundos antes que eso sucediera. Luego del temible rayo todo quedo reducido a cenizas, pero gracias al coraje de Alseide creció un nuevo campo de amapolas y lirios blancos más hermosos que el anterior. Zeus avergonzado por su acción, le dio a la dulce hada el bosque en forma de premio por salvarlo y pertenece a ellas desde ese entonces.

Te puede interesar

Escribe un comentario