Halloween; La leyenda de "Jack O´Latern"

23

La característica calabaza de Halloween es en realidad una linterna antigua, que tuvo su origen en un mito irlandés basado en un hombre al que llamaban "Stingy Jack".

Según cuenta un vieja historia irlandesa a Stingy Jack le había llegado la hora y por lo tanto se hizo presente el diablo en busca de su alma, pero Stingy era muy inteligente y se le ocurrió invitar al diablo para que tomara una copa con él, y como no tenia dinero convenció al diablo para que se convirtiera en una moneda con la que podría pagar las copas y una vez que el diablo lo hizo, Jack decidió tomar rápidamente la moneda y la puso en su bolsillo junto a una cruz de plata, lo cual le impediría al demonio retornar a su forma original quedando atrapado en la forma de una moneda.

De esta forma al quedar atrapado el diablo, Jack se encontraba en condiciones de hacer un trato con él, diciéndole que lo liberaría si extendía su vida por un año más, en el cual el diablo no debía molestarlo para nada y el diablo aceptó con tal de liberarse.

Al año siguiente vencido el contrato el diablo se hizo presente, pero Jack volvió a engañarlo haciéndolo subir a un árbol para que tomara una fruta y mientras estaba en el árbol, Jack talló una señal de la cruz en la corteza del árbol, para que el diablo no pudiera bajar, y así volver a estar en condiciones de negociar, entonces hizo un nuevo trato con el diablo en el cual Jack le pidió que no lo molestara por el termino de diez años más y que si moría el no reclamaría su alma. El diablo aceptó.

Pero poco después Jack murió y según la leyenda, Dios no le permitió acceder al cielo, por ser tan mentiroso, en tanto que el diablo aunque molesto por todos los trucos de Jack, por su parte también cumplió con su palabra de no reclamar su alma si moría y por lo tanto Jack tampoco podía ingresar al infierno.

Y así el embustero Jack solo podía deambular en la tierra y por las noches con un carbón encendido dentro de un nabo hueco, que usa como linterna para alumbrar el camino, dando nacimiento a su famosa leyenda, la de una figura fantasmal que recorre los prados y caminos de Irlanda con una linterna en su mano, por lo cual los irlandeses los bautizaron con el nombre de "Jack O’Lantern".

Como es normal entre los seres humanos, las historias se van transformando cuando pasan de boca en boca, de pueblo en pueblo y de país en país, así por ejemplo las versión de la linterna de Jack en Irlanda y Escocia era un nabo tallado con la supuesta cara tenebrosa de Jack, que solían colocar en las ventanas para ahuyentar al diablo y a todo espíritu maligno de sus hogares.

En Inglaterra se utilizaban las remolachas gigantes, pero fueron los inmigrantes irlandeses quienes llevaron la costumbre a los EE.UU., y como las calabazas eran lo que mas abundaba como cultivo en estas nuevas tierras, las adoptaron para continuar con la costumbre, particularmente en el día de los muertos el 31 de octubre “Halloween”.

Imagen: Flickr

Te puede interesar

Escribe un comentario