A Haunting: cazadora de fantasmas (cementerio)

A Haunting

Stacy Jones era una madre de familia más, con su marido, su hijo adolescente y sus amistades con las que compartir aficiones. Aunque era ahí donde Stacy salía del grupo de las típicas madres de familia. Stacy Jones fundó junto a unos amigos hacía unos años su propio grupo de investigación de lo paranormal, Central New York Ghost Hunters. Además Stacy contaba con el total apoyo de Lloyd, su marido, y Jamie, su hijo. Casi se podía decir que Lloyd y Jamie formaban parte del grupo de investigación.

Era saliendo de una charla cuando una de sus amigas y miembro del grupo le avisó de un cementerio que no estaba demasiado lejos y del que se contaban mil y una historias. Un cementerio en el que se encontraban un incontable número de tumbas pertenecientes a soldados de todas las últimas guerras. Su grupo quería ir a investigarlo ese sábado, pero Stacy tenía un compromiso con su familia: un picnic. La solución fue fácil. Las zonas verdes que habían frente al cementerio eran ideales para un picnic. Además su familia ya estaba acostumbrada a situaciones como esa. Una vez terminaron el picnic, Lloyd quiso llevarse a Jamie a casa y dejar así que el grupo se pusiera manos a la obra con sus investigaciones. Pero esta vez Jamie quiso quedarse.

El grupo se dividió en dos para poder abarcar así más terreno del cementerio. Uno de los miembros del grupo dio a Jamie unas barras de zahorí. Stacy era totalmente escéptica a ese tipo de recursos, pero la curiosidad en Jamie era algo mayor al escepticismo de Stacy. Jamie comenzó a sentir una vibración en las barras de zahorí. Se había separado un poco de su madre. En ese momento vio cómo una sombra pasó deprisa detrás de él. Podía haber sido su imaginación o el simple subidón de encontrarte con quince años buscando fantasmas en un cementerio. Pero a esa primera sombra le siguió una segunda y una tercera. Jamie grito y Stacy llegó al momento. Jamie guardó las barras de zahorí en la mochila de su madre. Stacy aún no había visto nada, hasta ese momento. Jamie volvió a gritar: “¿¡Qué es todo eso, mamá!?” Stacy giró la cabeza y vio cómo un montón de sombras caminaban entre las tumbas que estaban frente a ellos. Stacy sujetó a su hijo para que no saliese corriendo: “Vámonos hacia atrás, camina despacio”.

Te puede interesar

Escribe un comentario