Hechizo para llamar a la buena suerte

Mucha gente cree que los logros y éxitos son el resultado de la “buena suerte” sin darse cuenta de que todo es resultado del esfuerzo, la perseverancia y el buen humor al hacer las cosas. Sin embargo, a veces hay que ayudar un poco a las posibilidades de triunfar, pues por mucho esfuerzo que se realice, pueden interponerse obstáculos en el camino que es necesario despejar.

Por eso, al mismo tiempo de invitarte a realizar el máximo esfuerzo para alcanzar tus obejtivos, te proponemos este sencillo hechizo que nunca viene mal.

Materiales:
Miel de abejas.
Un papel liso de color verde
Hierbas y polvos rituales
Una pequeña joya personal como un dije, un anillo, una pulsera
Óleo aromático.
Una vela blanca.
Dos velas de color rojo.
Una vela de color celeste.
Una vela de color naranja.
Una vela de color marrón.
Una vela de color verde.
Una vela amarilla.
Una vela celeste o rosa según quien esté realizando el ritual.
Perfume personal.

Procedimiento:
Preparar un altar cubierto con un mantel del color preferido; conjurar las velas untándolas con los óleos aromáticos desde la base hasta la mecha. Encender la vela blanca a modo de protección, ubicándola en un ángulo de la mesa, invocar la protección del santo de su devoción.
El paso siguiente es realizar una defumación con los carbones y polvos rituales, comenzando desde el lado izquierdo de la casa.

En el centro de la mesa se coloca la vela celeste o rosa según corresponda; esta vela será la representación de la persona en cuyo favor se realiza el ritual. Se debe untar la base con miel. Junto a la vela se coloca el papel doblado en cuatro en el que previamente se habrá escrito la intención del ritual y el objeto personal, energizando todo con el perfume.

Se debe rodear esta vela con las otras y hacer un camino de hierbas y miel desde la vela cental hasta cada una de las otras. Luego se encienden las velas y se realiza un ejercicio de concentración para atraer la buena suerte.

El significado de las velas y el orden de encendido es el siguiente: verde, salud; amarilla, dinero; celeste, armonía; roja, amor; naranja, trabajo; marrón, la fuerza de los propósitos.
El ritual finaliza recogiendo los residuos y arrojándolos a un lugar verde, mientras que los objetos personales y perfume se colocn en un lugar seguro, mientras que pueden volver a utilizarse en caso de necesidad u otros pedidos.

Foto: vía Morguefile

Te puede interesar

Escribe un comentario