Iniciación a la predicción con naipes españoles

Utilizadas para la adivinación y para diferentes juegos, las 56 cartas menores o Arcanos Menores, se dividen, tanto en los naipes españoles como en los franceses, en cuatro palos, con cartas numeradas del 1 al 10 más la Reina (que desapareció en la baraja española actual), el Rey, el Caballo y una persona joven, llamada Sota, que significa infante.
Las figuras representaban a una familia medieval noble o bien, a una pareja real con su paje, o escudero. Muchas dudas permanecen sobre si los Arcanos Menores fueron creados simultáneamente a los Arcanos Mayores o fueron añadidos más tarde con el sentido de ocultar su carácter esotérico a la vista de la Santa Inquisición.
Muchas son las interpretaciones que se dieron desde diferentes perspectivas de la significación y el origen de esta división en cuatro símbolos. Todas ellas deben ser consideradas a la hora de la predicción.
Los cuatro palos contienen un gran número de simbolismos y estaban tradicionalmente asociados a los antiguos símbolos astrológicos del León, Toro, Águila y Hombre que, según la versión del profeta Ezequiel, en su versión del Antiguo Testamento, se convierten en los cuatro animales del Apocalipsis.
Para algunos artistas del medioevo, estos símbolos se relacionaban con los cuatro elementos de la naturaleza: Fuego, Tierra, Aire y Agua y a las cuatro estaciones del año: Verano, Primavera, Otoño e Invierno.
También se asociaron a las letras del alfabeto hebreo IHVH que significa Jehová.
Otros sumaron la interpretación de que los cuatro palos de las barajas españolas procedían de los cuatro objetos sagrados relacionados con el Santo Grial.
Para otros significaban la división de los hombres en cuatro clases sociales:
Copas: símbolo de la Iglesia
Espadas: símbolo de los guerreros
Oros: símbolo de las clases altas, de los adinerados, de la nobleza
Bastos: símbolo de los campesinos, de los trabajadores, de los pobres

Para algunos las interpretaciones no eran las mismas y entendían que las Copas representaban a la Aristocracia y no a la Iglesia, que los Bastos representaban a los Señores Feudales y no a los campesinos que laboraban la tierra y los Oros a los comerciantes y no a la aristocracia pero, todos coincidían en que la Espada representaba a los guerreros, la lucha o la pelea.

Creo que todas las interpretaciones son válidas porque, de alguna manera todas representan una simbología eterna y reflejan todo el mundo que nos rodea a la hora de las predicciones. (Continuará)

Te puede interesar

Escribe un comentario