La Escatología (parte II)

La Escatología en el hinduismo se divide en varias creencias, una de ellas es la de los universos materiales, los cuales se destruyen cíclicamente. En esta creencia cada final del día existe una destrucción del universo, cada vez que el dios Brahmā duerme y Vishnú aspira las moléculas del universo, este proceso dura 100 años.

En el hinduismo también se contempla la escatología personal, que es cuando el alma abandona el cuerpo en el momento de la muerte y recibe un juicio de parte de deva Iamarásh (ente de la muerte en el hinduismo), que según este juicio se revisa las acciones buenas y malas, en lo que llaman Karma, y dependiendo de este veredicto se nos lleva a nacer en cualquier otro universo.

Si el alma ha sido buena en este mundo, se nacerá en un mundo superior, y si el alma al contrario se ha comportado mal, iría a un mundo inferior al que llaman Patala, una vez que cumple su castigo y quema su mal karma, vuelve a nacer en la tierra.

La Escatología en el islamismo es una cuestión de fe del creyente en esta religión, si el cual la persona al morir conoce a Dios personalmente, para luego ser conducido al paraíso, pero no recibe del todo su recompensa del juicio final, sino hasta que este suceda para todos. Pero en el caso de los ateos, ellos se quedan en su tumba hasta el día del Juicio Final, día en que recién se decidirá su destino.

Así como en el cristianismo o el  judaísmo, en el islamismo existe la creencia de la recompensa de las almas, y esta religión no existe el purgatorio, pero si la creencia que Dios regresará a reinar nuevamente sobre la tierra, creencia que comparten con las religiones antes mencionadas, en este caso sería Mahoma quien volvería.

Te puede interesar

Escribe un comentario