La Magia de las Runas

52

Las Runas representa el antiguo alfabeto germánico, utilizado tanto para la escritura como para la adivinación y la magia, la cuales fueron empleadas en todo el norte de Europa, Escandinavia, Islas Británicas e Islandia, alrededor del 100 aC a 1600 dC, e incluso se han encontrado en América, apoyando la teoría de que los vikingos llegaron primero a este continente que Cristóbal Colón.

Tácito, en el capítulo X de su Germania, describe una forma de adivinación utilizada por las tribus germánicas de la siguiente manera:

"Para la adivinación se presta atención a un método de sorteo es muy simple: Cortan una rama de un árbol frutal y la dividen en pequeñas piezas que marcan con ciertos signos distintivos y la dispersan al azar sobre un paño blanco, luego el sacerdote de la comunidad invoca a los dioses y con los ojos elevados al cielo, recoge tres piezas, una a la vez y las interpreta de acuerdo a los signos previamente marcados sobre ellas".

Las Runas representa un oráculo al que se le pide consejo y funcionan mejor si primero se detalla la situación actual y luego se hace una pregunta específica, sobre la cual se obtendrá respuesta, que deberá ser interpretada por la parte solicitante.

La palabra "Runa" en realidad significa “misterio, secreto o susurro”, cada una esconde un significado esotérico y las propiedades asociadas con ella, van más allá de su significado mundano y valor fonético, al combinar según los antiguos a las fuerzas de la naturaleza con la mente, así como también cada Runa tiene una historia relacionada con un dios nórdico.

Según cuenta la mitología nórdica el Dios supremo Odín, fue colgado del árbol de la vida “Yggdrasil”, siendo atravesado por su propia lanza, durante nueve días con sus noches, con el fin de obtener el conocimiento secreto de las runas, que logró descubrir y a través de él, obtener el inmenso poder que lo caracterizó en las historias mitológicas. Continuaremos desarrollando este apasionante tema en sucesivos artículos.

Imagen; run

Te puede interesar

Escribe un comentario