La magia Runica

runas

La forma arcaica en que se realizaba el lanzamiento de conjuros, era llamada “magia rúnica” y quizás es la más potente de todas las artes mágicas conocidas, ya que las runas fueron una vez la fuente más frecuente de la magia y se utilizaba tanto para el lanzamiento de hechizos, como alfabeto en la antigua Europa.

Las runas mayores o más complejas comenzaron a ser empleadas casi exclusivamente como un alfabeto, llegando inclusive hasta nuestros días como un arte predictivo, que también lo fue desde sus inicios, a parte de ser utilizadas para proyectar conjuros o hechizos. Las propiedades mágicas de las runas, sin embargo se asilando a círculos selectos a través de los tiempos, llegando a considerarse como obsoleta para las brujas y magos del medioevo al día de hoy.

El lanzamiento de los conjuros rúnicos

A diferencia de las formas más habituales de magia, tales como amuletos o pociones, las runas mágicas no hacen uso de varitas o de los reactivos, sino en cambio los hechizos rúnicos se lanzan con las piedras rúnicas, que se utilizan como sílabas mágicas. Las piedras rúnicas son piedras especiales cargadas de potencia mística y cada piedra lleva grabada una runa o símbolo con su nombre y poder individual.

Pero solo cuando se combinan entre sí, se articula un hechizo, que para conformarse el lanzador debe decir los nombres de las runas en el orden correcto y llevar a cabo una serie de gestos con las manos, los cuales suelen ser bastante complicados y es el dominio de esta técnica o proceso de combinación el que separa al mago rúnico consumado de un aprendiz.

Finalmente el éxito de un hechizo rúnico va a depender del nivel de energía que posea el lanzador.

Imagen: flickr

Te puede interesar

Escribe un comentario