La planta mágica de Artemisa y sus rituales

plantas-magicas

La Artemisa es una de las plantas mágicas más importantes y poderosas del mundo. Es una planta de tipo iniciática y posee la habilidad para revelar las claves del saber que se ha ido perdiendo con el paso de los años. La Artemisa tiene raíces que se relacionan a las corrientes telúricas y a los antiguos cultos de tipo matriarcal, así como a las vírgenes negras.

En tiempo de los faraones en el antiguo Egipto, la Artemisa fue una planta mágica muy apreciada por los hechiceros y consejeros de los grandes líderes. Se utilizaba como un ingrediente principal en barreras de protección contra las energías negativas.

Las ceremonias con Artemisa

La planta de Artemisa tiene poderes para canalizar y sintonizar la energía cósmica y telúrica. Gracias a su utilización es posible repeler las interferencias negativas y es la planta consagrada a la diosa griega Artemisa. Conocida también como Diana, esta diosa era hermana de Apolo y regía sobre la Luna. Es una deidad que consagró su existencia a la virginidad y la castidad.

La Artemisa protegía a las mujeres embarazadas y formó parte de las 12 plantas mágicas de la Orden de la Rosa Cruz (fundada en el siglo XIII). Esta orden gnóstica apuntaba a unificar concepciones religiosas de oriente y occidente a través de rituales y otras acciones místicas.

En Alemania se solían confeccionar corona de Artemisa para ponerlas en la puerta y que protegerían la morada durante la noche en la mañana de San Juan. Se trata de una de las plantas de mayor poder entre las plantas de protección.

Te puede interesar

Escribe un comentario