Las antiguas tribus germánicas y la adivinación con runas

runas

Las ruinas del antiguo Futhark eran utilizadas como un antiguo alfabeto germánico para la adivinación, magia y escritura de los pueblos antiguos. Los rastros del uso de runas se localizan en diferentes puntos del norte de Europa, desde la región de Islandia hasta las Islas Británicas. Algunas inscripciones rúnicas de gran antigüedad fueron encontradas en territorio americano y datan de mucho antes de la llegada de Cristóbal Colón.

En el capítulo X de Germania, de Tacitó, el escritor y filósofo describe una antigua forma de adivinación empleado por las antiguas tribus germánicas. Se trata de la división en diferentes partes de la rama de un árbol frutal que además es marcado con signos específicos y mezclados para realizar una lectura especial.

La lectura de las ramas y las runas podía hacerse de forma pública o privada, en este último caso era el padre de la familia el que se encargaba de pedir la lectura para solicitar ayuda a los espíritus intermediarios para poder tomar las decisiones correctas.

Hoy en día la lectura de runas sigue realizándose, pero es importante diferenciarla de otras artes adivinatorias porque su objetivo es ofrecer herramientas para leer y entender mejor el presente, el camino que transitamos, antes que las decisiones del futuro.

Te puede interesar

Escribe un comentario