Las iniciaciones Reiki.

El proceso de limpieza que sigue a una iniciación Reiki ya sea de primer, segundo o tercer nivel, son veintiún días en que el iniciado puede experimentar una sensación de ausencia, que se deriva del cambio vibración energética que se está produciendo en él, también puede tener sueños extraños por la conexión con su subconsciente, padecer síntomas de enfermedades que estaban en estado de latencia en su interior o que son necesarios para su total purificación. Es recomendable durante este tiempo observar los cambios que se vayan notando para consultarlos con el maestro y obtener guía y ayuda para una correcta evolución, en el caso de los sueños resulta de mucha utilidad tener un papel y un lápiz en la mesilla de noche y apuntarlos al despertar.

El efecto principal tiene lugar en los cuatro chakras superiores: corazón, garganta, tercer ojo y cráneo.

  • Chakra del corazón unido a la glándula timo y al amor incondicional, se armoniza en la primera parte.
  • Chakra de la garganta, unido a las tiroides y relacionado con la comunicación tanto con el exterior como en el interior se armoniza con la segunda parte.
  • Chakra del tercer ojo unido a las glándulas pituitaria e hipotálamo y centro de la intuición se armoniza en la tercera parte.
  • Chakra corona unido a la glándula pineal y a la espiritualidad se armoniza en la cuarta parte; sobre todo para permitir la entrada a la Energía Universal para utilizarla en tratamientos de Reiki.

Durante este proceso de limpieza es fundamental ayudar al cuerpo con una dieta sana a base de frutas y verduras, evitar los excitantes como el té, el café, el tabaco, las bebidas alcohólicas, es recomendable la práctica de la meditación y el auto-tratamiento de Reiki. La recompensa será un sentimiento de gratitud, bienestar, relajación derivados de que empieza a fluir una energía mucho más sutil en todos los aspectos de la vida.

Te puede interesar