Las líneas de la mano y la adivinación

Seguramente ustedes ya sabrán que la quiromancia, es el arte de determinar el carácter y el futuro de la persona, por medio del estudio de la forma de su mano y de las líneas que la componen.  Sin embargo, seguramente poco sabrán de cómo empezó este arte, y qué tan cierto puede llegar a ser.

Este tipo de adivinación es bastante remota, en algunos pasajes de los Vedas data del año 1000 antes de Cristo. Pero fue exactamente en Grecia y en Roma donde este arte adivinatorio comenzó a adquirir gran popularidad, ya que fue ahí, donde grandes personalidades como Aristóteles, o el emperador Augusto  recurrieron a la lectura de su mano para conocer un poco más acerca de ellos y de su futuro. Años más tarde, con el surgimiento del cristianismo, la quiromancia o lectura de la palma de las manos, fue prohibida y perseguida, incluso hasta olvidada en algunos lugares de Europa.

Cabe destacar que lo que trata de ver este tipo de arte adivinatorio en las manos, son las potencialidades reales de la persona, saber exactamente si las ha desarrollado o no hasta ese momento, y también las circunstancias que han podido acelerar o frenar el proceso de su crecimiento como individuo y como persona dentro de la sociedad.

Pero, ¿cómo saber a ciencia cierta qué quieren decirnos nuestras manos?  Es importante, primero que todo, que se lean ambas manos. Ten en cuenta que la mano izquierda es con la que nacemos, mientras que la derecha nos dirá que hemos ido haciendo. Generalmente se compara la mano derecha con la izquierda para juzgar cómo hemos vivido la vida.

Recuerda que cada línea que aparece en tu palma de la mano representa un sinfín de aspectos espirituales, afectivos, profesionales, entre otros, son como una especie de sello personal del que podrías obtener muchas ventajas si se saben interpretar adecuadamente.

Te puede interesar

Escribe un comentario