Los templos sagrados y mágicos de los Celtas

Los templos donde los Celtas, sus sacerdotes y magos practicaban sus ceremoniales sagrados eran los bosques y los llamaban nemeton y este fonema fue utilizándose a través del tiempo en muchos lugares de Europa y se designa así a antiguos lugares que tienen especiales características energéticas.

Los Celtas celebraban sus rituales mágicos en presencia de determinados árboles que ellos consideraban sagrados, pero también existían sitios inconfundibles, donde ellos atribuían características energéticas especiales y allí establecían sus rituales ceremoniales de magia.

Todo lo que acontecía alrededor del pueblo Celta  era mágico. Ellos vivían la magia no como algo separado de la cotidianidad, sino por el contrario todos los sucesos diarios eran parte de la magia. Los árboles, los ríos, algunos animales, eran considerados por ellos espíritus especiales o deidades a los que brindaban frecuentemente ofrendas.

Sin embargo lo más especial en relación a lo sagrado para los Celtas era el bosque.

Los rituales más importantes estaban relacionados con los solsticios y equinoccios, señalados como épocas de siembra y recolección y estaba dedicado en honor a diferentes dioses, estos ritos ceremoniales los efectuaban a la luz de la luna.

La luna tenia un lugar muy importante dentro de la cultura Celta. Ellos contaban los días a partir de la noche. Dividían el año en meses lunares y cada uno de ellos en períodos que coincidían con el crecimiento y decrecimiento de la luna.

Sus sacerdotes eran llamados Druidas, que tenían dentro del pueblo Celta una especial importancia e investidura, ellos eran los encargados de la práctica de todo el ceremonial religioso y mágico. Eran grandes conocedores de ritos, conjuros, manejos mágicos , también eran los encargados de administrar justicia entre ellos. Así mismo escogían y seleccionaban entre ellos los futuros sacerdotes, los cuales eran instruidos entre veinte y treinta años.

Sin embargo este pueblo no dejo mucho testimonio escrito de sus prácticas mágicas y religiosas ya que todas ellas pertenecían al culto secreto y su trasmisión era oralmente.

Se sabe que este pueblo tenían jerarquías sociales, además de los sacerdotes que eran los Druidas, estaban los reyes, los guerreros y los poetas. Las mujeres eran iguales a los hombres y ellas también podían ejercer cualquiera de estas envestiduras.

Te puede interesar

Escribe un comentario