Objetos con mala energía en la vida cotidiana

Figura rota

Todo lo que nos rodea posee su propia energía, ya sean personas como el propio entorno en el que nos movemos, incluso los objetos que menos puedas esperar y con los que interactúas a diario. De hecho es muy posible que, sin saberlo, tengas a tu alrededor algún objeto con mala energía interfiriendo en tu vida diaria.

Mucha gente, al entrar por primera vez en la que será su casa, opta por hacer una limpieza de energía, sobre todo cuando en éstas han vivido otras personas antes. Pero con el paso del tiempo la energía, buena y mala, se va a acumulando, y además en los objetos menos esperados.

Por ejemplo, al recibir un regalo que no te ha gustado, ya sea por la persona de la que proviene o por el simple hecho de que no te ha dado buena sensación, no te debes ver en la obligación de mantenerlo, ya que la carga de energía que recibe ese regalo es negativa desde el primer momento. Regálalo. Tampoco se deben conservar objetos rotos. Muchas veces sigues usando objetos que se te han caído y se han quebrado, a veces por un mero hecho de carga emocional; para muchas personas mantener esos objetos en tu rutina diaria es un error.

Te puede interesar

Escribe un comentario