Oráculo de Delfos, destino de la adivinación en la antigua Grecia

Oráculo Delfos Grecia

El oráculo de Delfos, en el Santuario de Delfos (Monte Parnaso), fue un lugar donde en la antigua Grecia (siglo VIII a. C.) las personas acudían a consultar a los dioses para obtener respuestas sobre el futuro. En el templo las Pitias, las sacerdotisas de Apolo (pitonisas), personajes con dotes especiales para ejercer como mediums; a través de rituales religiosos entraban en trances para transmitir la información facilitada por los dioses a través del oráculo, respuestas y profecías que eran consideradas verdades absolutas por los antiguos griegos.

La sacerdotisa purificada (Pitia) debía subirse a un trípode sagrado ubicado al fondo del abaton (espacio sagrado subterráneo), donde los dioses se manifestaban por su cuerpo y voz, siendo los sacerdotes los encargados de ofrecer una interpretación sobre las respuestas divinas.

Los historiadores modernos consideran que las profecías del oráculo de Delfos tuvieron un papel fundamental en la vida diaria de la civilización helénico en la antigüedad. La consulta a los dioses se hizo una práctica imprescindible para comenzar un emprendimiento comercial, fundar una colonia o iniciar una acción bélica. Por ende, las respuestas que obtenían por los sacerdotes de parte de los consultantes logró que éstos últimos tuvieran gran poder gracias a esta información, pues esta ventaja les permitía la toma de decisiones de gran importancia.

Te puede interesar

Escribe un comentario