‘Paranormal Witness’: el secreto de Lynchville (V)

Paranormal witness

Tonya arrastraba un problema de sueño desde hacía mucho tiempo. No era mujer de dormir demasiado y, cuando lo hacía, era siempre un sueño demasiado ligero, por lo que acababa despertándose con cualquier tontería que ocurriese a su alrededor. Todos estaban durmiendo en sus habitaciones, menos Tonya, que se había quedado dormida en el sofá del salón. Entre sueños escuchó una respiración, como un suspiro. Pensó que era KK. La pequeña era de levantarse mil veces cada noche. Tonya daba por hecho que abriría los ojos y se encontraría a KK entrando al salón, pero al abrirlos vio a otra persona que no era KK. Era un niño y lo veía perfectamente. Un niño como de seis o siete años. Tonya, aterrorizada, cerró los ojos esperando volver a abrirlos y que allí no hubiese nadie. Al abrirlos, el niño había desaparecido, pero en su lugar aparecieron el resto de piedras que le faltaban al cofre de Hailey.

Esta vez no había lugar a más dudas: en su casa había un fantasma. Sintiéndose la persona más boba del mundo llamó por teléfono a unos expertos en lo paranormal pidiéndoles consejo. Todo esto era nuevo para ella y no sabía hacia qué lugar debía apuntar para poder obtener alguna explicación. Estos expertos le recomendaron hacer grabaciones de audio, realizando preguntas a la supuesta entidad. Fue esa misma que Tonya consiguiese que Sergio también creyese todo lo que allí estaba ocurriendo.

Más información – ‘Paranormal Witness’: el secreto de Lynchville (IV)
Fuente – Paranormal Witness
Foto – Xplora

Te puede interesar

Escribe un comentario