Paranormal Witness: la maldición de Manson (quién sujeta la cámara)

Paranormal

Tantas horas sin dormir tenían a David completamente derrotado, pero a Jeff le seguían quedando fuerzas. Cashmere empezaba a preocuparse más por Jeff y su obsesión que por lo que estaba ocurriendo en la casa de David. Cashmere fue de visita para ayudar con las cámaras un día más. David se había vuelto a quedar dormido en el salón y era Jeff el que preparaba cada cámara.

Cashmere y Jeff iban dejando las cámaras en el mismo lugar cada día. Colocaban la cámara, la conectaban, se situaban frente al objetivo y decían el número de la cámara y el lugar que estaban ocupando en la casa. Habían llegado ya al dormitorio de David. Esa cámara iba colocada en una de las esquinas. Desde ahí podía ver toda la cama y la ventana al exterior.

Jeff tenía todavía la cámara en la mano: “-Cámara número cuatro. Habitación de David.” La pantalla de la cámara detectó una interferencia y Jeff bajó los brazos con la cámara aún en las manos. Cashmere se dio la vuelta y vio cómo Jeff parecía forcejear con la cámara: “-¿Qué ocurre, Jeff?” Jeff tardó unos segundos en contestar: “-¡Alguien está tirando de la cámara!” Durante varios segundos Jeff siguió forcejeando contra nadie, hasta que todo paró. Cashmere no soportaba más la situación: “-Salgamos de aquí, ahora.”

Más información – Paranormal Witness: la maldición de Manson (documentemos todo)

Te puede interesar

Escribe un comentario