Realizar nuestras propias runas y consagrarlas (I)

Pueden comprarse Runas en muchísimos lugares pero, siempre recomiendo realizarlas uno mismo ya que al grabarlas vamos familiarizándonos con los símbolos y ejercitando nuestra habilidad para leerlas y comprenderlas. Lo ideal es  tener varios juegos de Runas definiendo cada uno de ellos para un uso particular, magia, tiradas específicas -ya que existen varios modos diferentes- meditación y siempre debe existir una relación particular con cada juego de Runas.

Si se tiene una afinidad particular con algún tipo de gema es posible (algunas no son muy costosas) adquirirlas y hacerlas grabar o simplemente pintarlas con un barniz apropiado.

Para aquellos que sienten una comunión especial con el agua pueden recogerse guijarros lisos recogidos en cualquier playa o rivera de un lago, por supuesto debemos poner atención en  que las piezas sean del mismo tamaño o similar.

Si, por el contrario, nuestra afinidad es con el bosque, podemos hacer Runas con trozos de madera, debemos evitar siempre las formas redondas, es preferible para una buena lectura que las Runas sean ovaladas o alargadas. También pueden realizarse con un cuero grueso. Jamás fabricar Runas con materiales que no sean nobles.

Consagración de Runas

Existen varias ceremonias de consagración pero todas deben realizarse con este principio en nuestros corazones y en nuestras intenciones:

“En este lugar sagrado, invoco los augurios de prosperidad, de paz, de salud y la fuerza del sol en mi espíritu”

El ritual de consagración de Runas más sencillo consiste en recortar un círculo rojo que puede ser en cualquier material natural como papel o tela y colocar alrededor cuatro velas que representan los cuatro puntos cardinales y los cuatro elementos,  agregar un recipiente con un puñado de tierra, otro con un puñado de sal y otro con un poco de agua, encender incienso.

Colocamos las Runas en el centro de nuestro altar y con el índice de nuestra mano dominante decimos:

“Yo os consagro, OH! Runas. Sean purificadas y dignas de servirme en nombre de todos los Dioses del Universo”

Dirija toda su energía positiva hacia sus Runas eche un poco de sal y otro poco de tierra sobre ellas, pase el incienso por encima y salpique de agua siempre rogando a los Espíritus de nuestros ancestros que consagren nuestras Runas.

Levante sus Runas hacia el cielo y pronuncie esta oración:

“Espíritus de mis ancestros cargad estas Runas de sabiduría, por las virtudes del Sol, de la Luna y de las Estrellas, por el poder de la Tierra, del Aire, del Fuego y del Agua y que me sea concedido todo aquello que deseo gracias a ustedes. OH! Espíritus ancestrales cargad estas Runas con vuestro poder”

 Debemos utilizar las Runas inmediatamente con el .propósito de sellar nuestro compromiso y de reforzar la consagración.

 Por supuesto, este ritual de consagración es sólo uno entre muchos pero, es el que más utilizo y se cree que es el ritual de consagración de Runas más antiguo.

Te puede interesar

Escribe un comentario